VISIÓN 2020/ ¿Perdonar? ¿Amar?

Artice

Rubén Darío Castillo /[email protected]

Perdonar y amar, dos verbos que se mencionan con hiperfrecuencia, y que suponen entrega total. Perdonar es una palabra compuesta. Está formada por el prefijo per, el cual tiene que ver con la totalidad, con el absoluto. Y don, que significa dar, en consecuencia, este dar se convierte en una entrega total.

Un despojamiento absoluto de mí. Dar a cambio de nada. Si se hace esperando un retorno, un agradecimiento, un perdón futuro, deja de ser real. Es un perdón negociado a conveniencia. Si el amor es un acto de dar, cuando amo entonces no gano, pierdo.

Si pienso el amor en términos de acumulación y ganancia, entonces no es amor. Y el otro deja de ser un otro, y se convierte en un medio para mi propia expansión.

Cuando busco, y a veces exijo que ese otro tenga tales atributos, características y condiciones, entonces estoy señalando las conveniencias que persigo.

El amar, si es real, siempre es una pérdida. La mayor parte de las veces nos enorgullecemos de que estamos dando, cuando en realidad estamos acumulando para nosotros. Si regalo algo a alguien, y ese alguien me lo agradece con otro regalo, ese acto de dar mío se anula con el regalo recibido.

Si el que da siente orgullo por lo que dio y el que recibe siente deuda por lo recibido, se dañó esa acción de dar. El perdón es el máximo acto de dar. Es perdonar lo que no se puede perdonar. Si el otro merece perdón, entonces el mérito no es de quien perdona, sino del ofensor, porque acumuló mérito para ser perdonado.

El acto del perdón duele. Si no duele, no es perdón. Es perdonar lo imperdonable a cambio de nada. Si se espera agradecimiento, deja de ser un despojo absoluto y total y, por consiguiente, un acto válido para quien lo otorga.

Finalmente, si alguien me perdona, y me exige agradecimiento y condiciones para hacer perdurable ese perdón, entonces, por lo menos, estaremos compartiendo méritos, y dejaría de ser Per- Don, para convertirse en un dar a conveniencia o negociación.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews