VISIÓN 2020 / La monogamia no es natural

Rubén Darío Castillo

La sociedad occidental establece como forma aceptable y deseable de relación humana la monogamia, es decir, la convivencia sexual y reproductiva de una pareja, bajo un paradigma basado en el amor romántico que en la actualidad domina el pensamiento planetario.

En una forma inconsciente, las personas buscan afanosamente establecerse dentro de algún vínculo de pareja, pues admiten que la relación es factible sólo entre dos personas.

Hoy en día se incluye en dichas personas, a todas las preferencias sexuales. Su alto sentido de posesivi dad otorga seguridad pero también sometimiento, y encuentra su contraparte, en la inseguridad y el celo.

No obstante, observemos de la realidad algunos datos relevantes: La infidelidad, aunque sea de una vez, es reconocida por hasta el 50% de los hombres occidentales.

A su vez, en aves migratorias, antes de llegar a zonas de apareamiento, una de cada cuatro, esto es, el 25% ya transporta semen de otros machos. Asimismo, las mujeres casadas también admiten haber tenido sexo con otros hombres en al menos un 30%. De 4,000 especies de mamíferos, sólo una docena viven en pareja.

De igual forma, de 185 sociedades humanas estudiadas, sólo 29 practican la monogamia. De éstas sólo una 3ra parte desaprueban el sexo antes del matrimonio y el adulterio. Incluso los animales más solitarios como los orangutanes y los osos negros, practican el sexo con más de una pareja.

De las sociedades humanas que han habitado hasta la fecha nuestro planeta, en un 83% se ha practicado la poligamia, esto es, un hombre ha convivido con varias mujeres.

Por otra parte, ni la biología, ni la primatología, ni la antropología sugiere que la monogamia es un modo de vida natural. Por consiguiente, el que elige la monogamia como proyecto relacional sexual y reproductivo, debe estar preparado para luchar en contra de su propia naturaleza.

Síguenos en Instagram