Cruce de Verón

Verón-Punta Cana tendrá primera zona franca de servicios que aportará decenas de empleos

Punta Cana. El auge y crecimiento de esta zona turística de Verón-Punta Cana conlleva a que se ideen nuevas formas de negocios que impactan de forma directa a la comunidad. Partiendo de esta premisa, ya se están dando los pasos necesarios para la construcción de una zona franca de servicios en este distrito municipal.

Para la realización de esta obra, el GRUPO PUNTACANA, en calidad de promotor del proyecto, ha convocado a una vista pública prevista para el próximo sábado 24, día en el que se ofrecerán más detalles al respecto.

Según datos ofrecidos por Radhames Martínez, gerente de Relaciones Institucionales en GRUPO PUNTACANA, esta zona franca estará ubicada cerca del Aeropuerto Internacional Punta Cana (AIPC). Señaló además que la vista pública que harán este fin de semana será para tratar la parte medioambiental del proyecto.

La vista será a las 10:00 de la mañana en el Politécnico Ann and Ted Kheel de Verón, y la misma se efectuará para la presentación del estudio y alcance ambiental de dicha obra.

Martínez comentó que la Punta Cana International Free Zone, nombre que tendrá esta zona franca, será construida por otra empresa a través del GRUPO PUNTACANA. Agregó también que “por el momento no se visualiza manufactura alguna, sino servicios en esta etapa”.

El gerente de Relaciones Institucionales en GRUPO PUNTACANA enfatizó en que algunos de los servicios que se estarán ofreciendo allí será el de call center. “Esto es en beneficio del desarrollo de la zona y de la comunidad”, comentó Martínez.

Uno de los principales negocios que albergará la zona franca de esta zona serán los call center.

Beneficios

La construcción de una zona franca en Verón-Punta Cana se traduce en un sinnúmero de beneficios para esta pujante comunidad. El economista José Polanco, explicó que esta zona franca traerá mucho provecho económico para esta localidad.

Polanco dijo que lo principal que generará es una gran cantidad de empleos, tanto directos como indirectos. Sostuvo que dependiendo del tipo de zona franca los salarios podrían tener cierto nivel de calidad.

El economista señaló que al ser de servicios, entonces se trata de una zona franca especial, por lo que tendrá salarios muy atractivos y competitivos. Los aportes de este proyecto se traducirían de varias formas para esta zona. Según Polanco, lo primero sería que se requeriría de mano de obra especializada, sobre todo con dominio de varios idiomas.

Otro beneficio sería que las personas que allí laboren se radicarán en la zona, o que ya estén viviendo aquí, por lo que se les aumentaría la cantidad de puestos de trabajos disponibles con calidad. Y esto a su vez los haría demandadores de bienes y servicios en mayor proporción.

Lo que quiere decir Polanco es que quienes laboren en esos nuevos puestos de trabajo tendrán poder adquisitivo para hacer consumos que se traducirían en entradas extras para este distrito municipal.

Polanco precisó que ha escuchado hablar de la obra y le parece muy interesante, sobre todo por el tipo de negocio que es. El economista también dijo que este modelo de zona franca ya funciona en Santo Domingo.

Prevé que esto pudiera generar entre 80 y 100 puestos de trabajo, dependiendo de los servicios que ofrezcan y de la línea que siga esta empresa.

Auge de zonas francas

La historia de las zonas francas, según la página web del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (Cnzfe), se remonta al año 1969 cuando se instaló por primera vez Zona Franca Industrial en la ciudad de La Romana. Esta fue impulsada por la empresa transnacional Gulf and Western Américas Corporation, del sector azucarero.

José Polanco, economista y financiero.

En el 1972 se instaló la segunda zona franca, esta vez en San Pedro de Macorís, a través de la Corporación de Fomento Industrial (CFI). En 1973 se crea la Zona Franca Industrial de Santiago de los Caballeros.

Del 1986 al 1988, fue el período en el se instalaron más zonas francas en el país. Según el portal del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE), en la actualidad, la República Dominicana cuenta con uno de los programas de zonas francas más dinámicos y exitosos en toda el área de Centroamérica y el Caribe. Dicho programa ha demostrado ser una alternativa efectiva y rentable para las empresas extrajeras, principalmente por la cercanía del país a los Estados Unidos.

Según el CNZFE en el país operan un total de 68 parques de zonas francas, diseminados en todo el territorio nacional, los cuales albergan alrededor de 645 empresas y aportan más de 160,000 empleos.

También refieren que la actividad que mayormente se ha desarrollado dentro de las zonas francas es la confección textil, encontrándose el país entre los primeros en volúmenes de exportación de este renglón al mercado de los Estados Unidos. Otras actividades de importancia son la fabricación de calzados, manufactura de joyas, ensamblaje de componentes electrónicos, productos médicos, procesamiento de tabaco, telecomunicaciones, entre otras.

Marco legal

Las zonas francas son creadas y reguladas a través de la Ley No. 8-90 que tiene como objeto “fomentar el establecimiento de zonas francas nuevas y el crecimiento de las existentes, regulando su funcionamiento y desarrollo, definiendo las bases de identificación de metas y objetivos que sean de interés nacional, para lograr una adecuada coordinación de acción de los sectores públicos y privados a la consecución de los fines propuestos”.

Sobre las zonas francas de servicios, el artículo 6 de esta ley establece los tipos y limitaciones de ubicación para las zonas francas. De las zonas francas industriales o servicios, dice que estas “podrán instalarse en todo el territorio nacional para dedicarse a la manufactura de bienes y prestación de servicios”.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM