Verón-Punta Cana, modelo turístico que urge por un programa de manejo de desechos

VERÓN. El Distrito Municipal Verón-Punta Cana produce diariamente unas 510 toneladas de desechos, categorizados como orgánicos, inorgánicos y de alto nivel de toxicidad, producidos tanto en infraestructuras hoteleras como en la zona urbana y residencial. Este volumen de desperdicios podría convertirse en un eje de productividad en materia de comercialización y aprovechamiento de los residuos.

Sin embargo, el 100 por ciento de los desechos producidos por la ciudad, así como el 70 por ciento de los generados por los hoteles van directamente al vertedero. Esto ocurre, debido a la falta de una visión macro en torno a la sostenibilidad social y ambiental con la que debe enfocarse el principal destino turístico del país y modelo para la región del Caribe.

El manejo inadecuado de los desechos trae consigo daños al medio ambiente, reflejados en la erosión de las playas, contaminación de las aguas subterráneas y en la atmósfera; ésta última, reflejada en las constantes capas de humo, producto de los incendios que se producen en el botadero de basura, por el cúmulo del gas metano que genera la basura y el lixiviado que va directamente al suelo.

El incremento progresivo de la producción de desechos se debe al crecimiento exponencial que exhibe Verón-Punta Cana, ya que al 2019 cuenta con más de 100 habitantes como residentes y más de 50 mil habitaciones hoteleras a lo largo de sus 40 kilómetros de costa; esto, sin incluir el surgimiento de nuevas estructuras, como son las plazas comerciales y empresas de servicios múltiples que cada día son instaladas.

La realidad proyecta que el crecimiento, tanto urbano como comercial seguirá en aumento, debido a que el modelo turístico establecido en esta zona del país atrae a inversionistas nacionales e internacionales, así como a miles de ciudadanos de diversas parte del mundo y del interior del país que escogen esta zona como su espacio para trabajar y para residir.

Vertederos improvisados en Verón-Punta Cana

SITUACIÓN ACTUAL

El Distrito Municipal Verón-Punta Cana es una comunidad ubicada en la región Este de República Dominicana, justamente a unos 200 kilómetros de la ciudad de Santo Domingo. Es uno de los tres distritos municipales que forman parte del municipio Higüey, de la provincia La Altagracia.

Su privilegiada geografía, conformada por un litoral de más de 40 kilómetros de playas de arenas blancas y agua cristalina, así como la abundante fauna de cocoteros, lo ha convertido en punta de lanza para el desarrollo del más exitoso destino turístico del país y de la región del Caribe, erigiéndose así en una marca país de renombre mundial conocida como destino Punta Cana.

Posee una infraestructura hotelera conformada por más de 50 mil habitaciones, una alta tasa de generación de empleos, así como el desarrollo de nuevas modalidades de negocios, dentro de los que están empresas de touroperadores nacionales internacionales, desarrolladoras y constructoras, redes hospitalarias privadas, banca nacional, plazas comerciales, entre otros.

Ese desarrollo ha generado, además, la migración de miles de ciudadanos de diversas provincias del país, así como extranjeros de más de 40 países del mundo que han decidido arraigarse en esa zona.

Posee el Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC), que mueve casi el 70 por ciento de la operatividad aérea de República Dominicana.

Sin embargo, tanto el progreso económico como el asentamiento humano desproporcionado, han provocado que esa demarcación, casi 50 años después de iniciar su desarrollo como enclave turístico y urbano, sea tipificada con un alto nivel de vulnerabilidad, debido a la falta de un plan de manejo de los residuos sólidos de manera responsable por los gobiernos Central y Municipal, lo que ha provocado que se encuentre al borde del colapso, dado el alto nivel de contaminación que presentan los afluentes subterráneos, la erosión de la costa del litoral, así como la atmosférica, por la constante humareda que despide el botadero a cielo abierto.

El director municipal de Verón-Punta Cana, Ramón Ramírez
El director municipal de Verón-Punta Cana, Ramón Ramírez

Asimismo, la ciudad registra la proliferación de decenas de vertederos improvisados, tanto en sectores carenciados como en carreteras que son de poca circulación de vehículos. La mayoría terminan siendo incendiados, provocando malestar a la comunidad.

HISTORIA

El paraje Verón, del municipio Higüey, provincia La Altagracia, se convirtió en el Distrito Municipal Verón-Punta Cana cuando el 3 de octubre de 2006 el Poder Ejecutivo vetó la Ley 386-06, la que modificó la Ley 5220 del 21 de septiembre de 1959, sobre División Territorial de la República Dominicana, tras su aprobación en el Senado de la República en la sección del 27 de junio de ese mismo año.

En torno a lo social, en los últimos 30 años Verón-Punta Cana ha experimentado un crecimiento poblacional exponencial. De acuerdo al Censo de Población y Vivienda de 2010, contaba con una población de 43, 982 habitantes y una densidad de 94.5 habitaciones por kilómetros cuadrados.

Hoy, la realidad es diferente. La comunidad cuenta con más de 100 mil habitantes y se ha reducido la densidad de habitaciones por kilómetros cuadrados, debido a la elevada migración nacional e internacional y al desarrollo de decenas de proyectos de soluciones habitacionales, que a la fecha rondan las cinco mil unidades, entre villas, casas unifamiliares, dúplex y apartamentos.

La mayor concentración poblacional está en Verón, conformado por más de una veintena de sectores que van de clase baja a clase media, extendidos desde el Cruce de Los Manantiales hasta Las Dos Jardas, y hacia el norte para abarcar uno de los más populosos de la zona, El Hoyo de Friusa. Las demás comunidades: Punta Cana, Bávaro, Juanillo, La Ceiba de El Salado y Macao, tienen menor proporción de habitantes.

EL BOTADERO

Guiri-Gui, vertedero oficial de la comunidad turística, es a cielo abierto y en donde se aplica ninguna técnica de manejo de los residuos. La visión del Gobierno municipal es, en coordinación con el Gobierno central, llevar al Distrito Municipal Verón-Punta Cana a contar con un relleno sanitario y una planta procesadora y clasificadora de residuos, para de esa manera aprovechar comercial mente la basura y disminuir el impacto negativo que produce al medio ambiente.

Así lo explicó Ramón Ramírez de la Rosa (Manolito), quien manifestó que si se cumplen las promesas del Gobierno central, en algunos años el Distrito Municipal Verón-Punta Cana podría contar con un relleno sanitario y una planta procesadora de desechos sólidos, así como la apertura de un mercado de comercialización en cuanto a materiales desechables y la conversión de elementos orgánicos en energía, tales como biogás, entre otros.

Zafacones de Obras Públicas
Zafacones de Obras Públicas

Explicó que el pasado 2018, la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia (Digepep) dejó juramentada la Junta Municipal del Plan Dominicana Limpia, la intervención del vertedero Guiri-Gui, principal depósito de basura del Distrito Turístico Verón-Punta Cana, a fin de convertirlo en una unidad que permita el manejo adecuado de los residuos sólidos. Estima que Guiri-Gui recibe más de 100 viajes de camiones diarios, que arrojan unas 510 toneladas de basura diariamente, lo que provoca que muchas veces la acumulación de desechos se escape de control, debido a la falta de equipos técnicos que permitan el manejo del vertedero.

CLASIFICACIÓN DE LOS DESECHOS

A pesar de que la municipalidad no cuenta con un programa de clasificación y procesamiento de los desechos ni una estructura que los clasifique, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) inició un programa de colocación de zafacones denominados “Estaciones verdes”; sin embargo, los residuos son retirados en una misma unidad móvil y llevados sin discriminación al vertedero.

Ante esa nueva realidad, Ramírez de la Rosa dice que aunque agradece la acción, indica que igual los residuos colectados en la ciudad tendrán un mismo fin, ya que esta zona del país carece de un relleno sanitario y de una planta procesadora y clasificadora.

Es por esto que, Ramírez de la Rosa considera como apremiante la urgencia de que el Gobierno central fije sus ojos en Verón-Punta Cana, para iniciar el proceso de manejo de los residuos sólidos y tóxicos producidos en la zona turística más importante de República Dominicana y de la región del Caribe: el destino Punta Cana.

Síguenos en Instagram