Empleados e Verón-Punta Cana

Unos 5,500: El salario de los empleados de Ornato de Verón-Punta Cana que apenas les alcanza para vivir

Artice

Verón-Punta Cana. El trabajo de limpieza de las vías públicas que desempeñan los trabajadores del departamento de Ornato y Limpieza de la Junta Municipal Verón-Punta Cana es remunerado con un salario de 5,500 pesos al mes.

Los empleados de este departamento narran las penurias que pasan por cobrar un sueldo que no les alcanza para vivir. Una de las mujeres que trabaja en la limpieza de las calles de este distrito contó que trabaja de lunes a viernes de 8:00 de la mañana a 12:00 del mediodía. Ella, al igual que otros empleados de Ornato, es de nacionalidad haitiana.

Marie (nombre ficticio) limpia y recoge la basura en las principales avenidas de Verón-Punta Cana. Cada mañana, con su escoba en manos y una funda negra, se desplaza por el área donde envían la brigada, y ataviada de un sombrero, un gorra o cualquier otro accesorio que le ayude a taparse del sol, inicia su labor.

Ella trabaja por un salario de 5,500 pesos, lo que a duras penas le da para comer. Marie no tiene seguro médico, por lo que cuando se enferma, va por sus propios medios a la Unidad de Atención Primaria (UNAP) de Verón.

Marie tiene tres hijos que aún viven en su país, a los cuales ella debe enviarles dinero para su sustento. Antes recibía ayuda de su esposo, quien trabajaba en el sector construcción, pero que ahora está indispuesto por temas de salud. Esta mujer paga 1,000 pesos solamente de casa, sumado a esto los gastos de luz, alimentación, y otros insumos que implican un gasto que se le hace difícil sustentar con el salario que percibe.

Ella, al igual que los demás trabajadores de Ornato son personas que oscilan entre los 40 y 50 años. Junto a estas mujeres que limpian las aceras, contenes y laterales de las calles y avenidas, también están los hombres que se encargan del chapeo de la maleza. José (nombre ficticio) es uno de los chapeadores o podadores de Ornato, el al igual que los demás es un señor mayor que pasa de los 60 años.

José dijo que su trabajo es con el mismo horario que el de las mujeres que limpian, de 8:00 de la mañana a 12:00 del mediodía, de lunes a viernes, con los fines de semana libres. José refirió que “no nos pagan demasiado; uno lo está haciendo ya por la edad. Nosotros lo que ganamos son 6,000 pesos y pagamos 500 de seguro, así que lo que nos pagan son 5,500 pesos”.

Estas mujeres limpian las aceras, contenes y laterales de las calles y avenidas.

Este señor debe dedicarse a buscar trabajos extras en el tiempo que tiene libre, y como él lo llama “a veces hacemos chiripitas”, sobre todo, en las tardes que es el espacio del que dispone. José también completa su mes con el alquiler que percibe por unas habitaciones que ha logrado construir.

“Ya los colmados no le fían a uno, ni los prestamistas le quieren prestar a uno. Al menos que no sea de la misma compañía no le prestan a uno, porque uno dura mucho para pagarle”, trabajador de Ornato. “Nos mantenemos prácticamente comiendo arroz y habichuela”, señaló. Los hijos de José ya son adultos que se mantienen por si solos, por lo que de él solo depende su esposa.

Miguel (nombre ficticio) es también chapeador, de él dependen cuatro personas, entre sus hijos y esposa. A el igual que a los demás el salario no le alcanza para mucho, por lo que se ve en grandes aprietos diariamente.

Narró que “ya los colmados no le fían a uno, ni los prestamistas le quieren prestar a uno. Al menos que no sea de la misma compañía no le prestan a uno, porque uno dura mucho para pagarle”. Miguel explicó que en la Junta Municipal a veces se atrasan para pagarles, por lo que no pueden cumplir con el compromiso con los prestadores de dinero a tiempo. “Yo soy de los que digo que a veces por uno mismo no se llega a nada, pero Cristo me suple para mantenerme, pero este salario no da para nada.

Las cosas en los colmados están subiendo calladito y no es porque los colmaderos quieran subirlo, sino porque a ellos se las sube”, manifestó Miguel. Tanto Miguel como José están trabajando en Ornato desde la administración del pasado director distrital Radhamés Carpio, con la entrada de Ramón Antonio Ramírez a la dirección municipal les prometieron un aumento, que hasta la fecha no han recibido.

Alicia (nombre ficticio) empleada también de Ornato contó que ella se desempeña como supervisora de una de las brigadas. Su salario es diferente al de los demás trabajadores, ella percibe 10,000 pesos de sueldo. Su trabajo consiste en verificar que la brigada bajo su responsabilidad cumpla con lo acordado.

DIFERENCIAS DE SALARIOS

En el departamento de Ornato y Limpieza trabajan por grupos o brigadas, en total son unas 20 personas. Según la nómina de la Junta Municipal Verón-Punta Cana hay alrededor de 58 personas que figuran como obreros, quienes también perciben un salario de 6,000 y 7,000 pesos.

Además, hay unos 9 puestos de conserjes, quienes reciben un sueldo de 6,000 pesos. Los chapeadores y las barrenderas son unas 20 personas con salarios entre 5,500 y 7,000 pesos. En el sector privado la situación es un poco diferente.

Junta Municipal Verón-Punta Cana
Junta Municipal Verón-Punta Cana.

El salario mínimo más alto, después de los aumentos que se hicieron el año pasado, será de RD$15,447.60, el mediano RD$10,620 y el más bajo de RD$9,411.60. Según el Código de Trabajo de la República Dominicana, en su artículo 192, el salario es la retribución que el empleador debe pagar al trabajador como compensación del trabajo realizado.

El salario se integra por el dinero en efectivo que debe ser pagado por hora, por día, por semana, por quincena o por mes al trabajador, y por cualquiera otro beneficio que obtenga por su trabajo.

La Ley 105-13 sobre Regulación Salarial del Estado Dominicano, establece en su artículo primero que esta legislación tiene por objeto establecer el marco regulador común de la política salarial para todo el sector público dominicano, con la finalidad de proporcionar una remuneración equitativa que sirva de estímulo a los servidores públicos para alcanzar, con niveles de rendimiento y productividad, los objetivos del Estado.

La Ley 105-13 ley hace referencia solo a los puestos de mayor jerarquía en el área publica, peses a que en uno de sus párrafos señala que “A los fines de esta ley se entiende por servidores públicos, a todos los funcionarios y empleados del Estado y las entidades que lo conforman”.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews