UN ESPONTÁNEO / Guaracha: Expresión rítmica de gentualla (1)

Maguá Moquete Paredes.

Maguá Moquete Paredes

Aunque históricamente el término posee un origen español, su utilización está en el contexto estricto de la música cubana, Radamés Giro en su Verdad de la música en Cuba, Vol. 2, 2007, p.179, dice que el término guaracha es de origen español (andaluz), y que la danza es un tipo de zapateo.

El Diccionario de la música labor, expresa al respecto: “No se conoce cuál es su origen”. Rubby Pérez (Roberto Antonio Pérez Herrera), por su explícita cultura musical y brillante cantante, dedico esta literatura musiétnica.

Entiendo que las guarachas fueron tocadas y cantadas en el Teatro Musical Cubano, así como en salones de danza de baja categoría social.

Esta se convirtió en parte integral de la música del teatro bufo a mediados del siglo XIX. Durante el final del siglo XIX y principios del XX. La guaracha fue también el género musical favorito en los burdeles de La Habana.

Con el tiempo se convirtió en el repertorio de algunos trovadores, conjuntos y orquestas cubanas.

La letra de la guaracha no se ciñe a una sola forma poética, es decir, hay diversidad en la métrica. Por lo general, se canta con solista o dúo acompañado de un coro con el cual dialoga.

La guaracha es un ritmo esencialmente bailable, pero también música de parranda navideña y de conciertos. Varios ritmos de actualidad heredan características de la guaracha, como la salsa, rumba. El género se inicia del siglo XIX, y ha llegado a un largo proceso de evolución…

La guaracha, como estilo de canción, ritmo rápido y texto jocoso siempre describió algún hecho político o social, personaje popular o alguna actitud picaresca del criollismo cubano.

Por su esencia rítmica a los pueblerinos consumidores se les nombró: gentualla, zurriburri, gentucilla o gentecilla. Al introducirse el son en La Habana, los septetos y conjuntos, incrementaron sus repertorios incluyendo guarachas tradicionales con la edición de un montuno; a lo que llamaron guaracha-son y se fue segmentado, pero fundamentalmente cantable, en forma de son de tempo más acelerado.

Al convertirse en son, la guaracha dejó para muy pocos conjuntos su uso como canción.

Síguenos en Instagram