Deborah Terán

TU DIETA SANA / Sobreviviendo a las dietas de moda

Deborah Terán
Deborah Terán

DEBORAH TERÁN /
[email protected]

La palabra “dieta” es de uso muy frecuente en nuestro argot; en ocasiones, suele generar estrés, ansiedad, puesto que de inmediato pensamos en restricciones, grandes esfuerzos, y dificultad para cumplir planes alimentarios altamente costosos.
Nos vamos encontrando día a día con nuevas dietas y métodos de reducción de peso, pero, realmente ¿Cuál es la dieta que nos funciona? Dieta significa régimen de vida, es decir, todo aquello que comemos o bebemos en un día.

La mejor dieta es aquella basada en nuestras características personales, orientadas en nuestro estilo de vida, costumbres, edad, patologías y actividad física, por lo tanto, las dietas deben ser individuales y llevadas a la realidad de cada uno, sólo así podremos mantenerlas en el tiempo, siempre tomando como principio los buenos hábitos de alimentación:

  • Aumentar el consumo de agua, al menos 8 vasos al día. Puedes utilizar infusiones de té, colocarle trozos de frutas al agua o menta.
  • Evitar bebidas alcohólicas, ya que suponen calorías vacías.
  • Disminuir o evitar el consumo de azúcares o alimentos que lo contengan. Puede utilizarse edulcorantes artificiales.
  • Aumentar el consumo diario de fibra: frutas y vegetales y granos integrales.
  • Preferir preparaciones a la plancha, en salsa natural al vapor, horneadas. Evitar las frituras.
  • Usar aderezos naturales: especies, zumo de limón, cebolla, ajo.
  • Realizar al menos 5 comidas al día (desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena).
  • Horarios fijos para las comidas.

Es importante ir creando hábitos saludables uno a la vez, para lograr nuestra meta, debemos trazarnos un objetivo a corto plazo, evitar compararnos con otras personas en cuanto a la pérdida o ganancia de peso y métodos utilizados para obtenerlo. Muchas de las dietas de moda implican grandes restricciones calóricas, alimentos monótonos y por demás costosos, con patrones poco fáciles de seguir.

En ocasiones se alcanza la meta pero con ella, pronto llegará el efecto rebote, con grandes ganancias de peso, igual o por encima del peso perdido y con grandes episodios de frustración. También podemos encontrar el caso que a mitad del camino la motivación desfallezca.

Muchas veces el entorno (familiar, amigos, pareja), nos sabotean nuestras intenciones, si no se cuenta con mucha fuerza de voluntad y será fácil transgredir en la dieta, para luego terminar abandonando todo. Es importante, por tanto, que no es cuestión de una dieta de moda, es cuestión de aprender a comer saludable creando un hábito a la vez.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM