Tour operadores canadienses trazan estrategias para competir en el mercado todo incluido

Punta Cana. Para la República Dominicana, el mercado canadiense representa uno de los principales pilares en aporte de turistas, siendo el segundo del país, luego de Estados Unidos, que más vacacionistas envía hacia las playas de Quisqueya.

Solo en los primeros cinco meses del 2019, unas 532,323 personas recorrieron más de 5.2 mil kilómetros desde el país más cercano al Polo Norte hacia esta media isla.

Esa cantidad representa un incremento de 98,571 con relación a ese mismo periodo del 2018. Ante el dinamismo en ese mercado, los tours operadores de esa nación trazan sus tácticas para captar el mayor número de huéspedes.

En fecha reciente, ha mediado de mayo, Air Canada desembolsó unos US$387 para adquirir a su rival Transat, compuesto por un tour operador y la aerolínea Air Transat, la cual transporta desde las diferentes ciudades canadienses alrededor de 3.2 millones de pasajeros, a más de 30 países.

Hotel Belive, propiedad de Globalia, que también abarca agencias y aerolíneas.
Hotel Belive, propiedad de Globalia, que también abarca agencias y aerolíneas.

Air Canada, por su parte, tiene fuerte presencia en destino como Cancún, México y ciudades de República Dominicana. Tanto Air Canada como Transat, marcas que seguirán operando con sus respectivos nombres, aportan alrededor del 11% de los turistas que aterrizan por el Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC).

De esta manera, Air Canada, ha dado un golpe de autoridad sobre la mesa frente a su adversario, Sunwing Travel Group, emporio que aún sigue al mando de los paquetes de vacaciones en el Caribe, con 20 hoteles en Cuba; 6 en República Dominicana, 5 en México y 5 en Jamaica. Además, cuenta con una flota de más de 40 aviones Boeing 737.

¿QUÉ PASARÁ CON LOS TURISTAS?

Desde hace varios años, es tendencia que los tours operadores no solo se dedican a vender boletos, sino que también se han lanzado a construir hoteles y adquirir aerolíneas para vender los paquetes completos, o como mejor se conoce en inglés, “all inclusive”. Esto le brinda la posibilidad de blindar a los turistas, al suministrarle todo lo que tiene que ver con sus estadías, desde boleto aéreo hasta la excursión, una vez estando el turista en su destino.

Según directivos de tours operadores consultados en Punta Cana, la adquisición que hizo Air Canada de Transat no tendrá ningún impacto sobre el turismo de la zona, sino que se trata de una alianza para fortalecerse en un mercado agresivo y menguar a la competencia. Citan el caso de otras adquisiciones, como Apple Leisure Group, que dirige los tours operadores Cheapcaribbean, Travel Impressions y Funjet.

Esto provoca que los tours operadores minoritarios tengan que fusionarse para poder hacer frente a la agresividad de sus competidores, que buscan controlar desde el transporte al aeropuerto hasta la cama donde duermen los huéspedes. Otros ejemplos de cómo está diseñado este agresivo mercado es Apple Vacations, que es propietaria de AMResorts.

Tui también tiene control a la cadena Riu; la cadena Barceló tiene su propia agencia y su aerolínea; Bahía Príncipe, del Grupo Piñero, cuenta con una mayorista propia, Soltour, y el grupo español Globalia, que tiene al hotel Be Live, la aerolínea Air Europa y los touroperadores Travelplan y Halcón.

La iniciativa de los tour operadores de vender paquetes vacaciones es motivada por el auge que tiene el país en la captación de turistas, que el pasado año fue de 6.5 millones de turistas.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM