Sonrisas: Parálisis facial

DRA. MARÍA PAREDES /
[email protected]

La parálisis facial es un trastorno repentino por el cual se daña el nervio facial. Este nervio es el que permite que se muevan los músculos de la cara y de esta forma tengamos expresiones y movilidad en la misma. Pudiendo ser total o parcial.

Existen 2 tipos: – Parálisis facial central, que se produce por una lesión a nivel central, no a nivel del nervio, afectando solo a la mitad inferior de la cara, puede ser consecuencia por ejemplo de un tumor cerebral. – Parálisis facial periférica, es relativamente frecuente, tiene buen pronostico con tratamiento conservador, la de tipo inmediato, después de los procedimientos dentales, se explica por la penetración de la solución anestésica, o bien al manipular cordales retenidas con cercanía a troncos nerviosos, entre otras.

Sin embargo, en el tipo tardío la etiología no es muy clara. Se le han atribuido un sin número de factores potenciales, como infección respiratoria, depresión, inmunosupresión, estrés, fiebre, extracción dental, menstruación, exposición solar y exposición al frío, como una reactivación de los virus de la varicela- zoster, caracterizado por salpullido vesicular alrededor de la oreja o bien reactivación del herpes simple.

Causas de parálisis facial: alto nivel de estrés, agotamiento y tensión, insuficiente consumo de vitamina B12 en la dieta y debilidad del sistema inmunológico. Generalmente es tratada a través de un equipo multidisciplinario neurólogo, cirugía plástica, otorrinolaringólogos, odontólogos, oftalmólogos, equipos especiales coadyuvantes como lo son el láser, ondamen, fisioterapia.

Los pacientes que presentan esta tipología no deben temer acudir al odontólogo, ya que se pueden hacer los tratamientos dentales adecuados a pesar de dicha parálisis facial. No tiene por qué afectar a la labor básica de los especialistas. Por el contrario, mantener una salud bucodental óptima es de lo más.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM