¿Se dividirá finalmente el PLD?

Punta Cana. – La evidente crisis en que se encuentra inmerso uno de los partidos políticos considerado por muchos como el más sólido y fortificado hasta los últimos años en la historia de los gobernantes dominicanos, hace preguntarse sí la derrota del «León» en las Primarias Simultáneas del pasado domingo 6 de octubre, sería la ‘punta del iceberg’ que hará partirse en dos el barco del Partido de la Liberación Dominicana.

Esto ya pasó una vez. El Partido Revolucionario Dominicano (PRD), en diversas ocasiones se vio dividido por las diferentes corrientes a las que sus miembros preferían seguir, hasta que en 2012, las expulsiones y enfrentamientos suscitados entre el también ex presidente Hipólito Mejía (ahora del Partido Revolucionario Moderno – PRM) y Miguel Vargas Maldonado, fueron las principales razones de su último altercado.

En este mismo partido, por el año 1986, las distensiones fueron entre José Francisco Peña Gómez y Jacobo Majluta; y en el 2004, por traición fue expulsado Hatuey De Camps , quien fungía entonces como presidente de la organización política.

Todos estas contiendas, fueron producto de intereses particulares en los miembros del partido, y aunque la comparación a muchos les pueda parecer desmedida, lo cierto es que, lo mismo sucede actualmente con el PLD, un partido que ha gozado en diversas ocasiones de gobernar el pueblo dominicano a pesar de sus conflictos internos.

Pero ahora, los ánimos están encandecidos. Leonel Fernández, quien ha sido la máxima autoridad del Estado dominicano por tres ocasiones, intentó remontarse una vez más, pero los números hablaron, y Gonzalo Castillo, apoyado por el actual mandatario, Danilo Medina, logró conquistar el posicionamiento en la candidatura por menos de un 2% de diferencia en los votos.

El descontento y la furia en Fernández, fueron evidenciados en su lenguaje corporal al momento de explicar su posición ante los resultados del proceso electoral recientemente celebrado. Se veía sudoroso, tenso y serio, cual soldado que fuera a una batalla y regresara cabizbajo  y derrotado. Se trata del presidente del partido.

Cómo es posible entonces, que se ventile unidad, en una organización dividida por dos bandos internamente que promueven una competencia que podría calificarse como insana.

¿Fueron estos resultados los que rebosaron el vaso de agua…?

¿Qué pasará con la majestuosa Estrella Amarilla de la Liberación Dominicana?

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM