RINCÓN HISTÓRICO / Capítulo 12: La visita de Trujillo a Higüey

Artice
Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño(Macho)

Lo que si sucedió fue que la OEA no levantó las sanciones impuestas en la reunión de cancilleres de Costa Rica. Luego de una sugerencia hecha por Luis Emilio Duluc, con la asistencia del síndico de La Romana; y de Higüey, Zacarías Reyes, a los hermanos doctores Rolando y Arévalo Cedeño Valdez y al gobernador Amable A. Botello, durante la celebración de un baile en el Club Recreativo de la ciudad de La Romana.

A su regreso se comunicaron con Guillermo Alfau Pumarol, quien fungía como presidente del Ayuntamiento, quien se adhirió a la idea de la conveniencia que sería para Higüey, la visita del jefe, y propuso un contacto con el doctor Amenodoro Pepén, quien había sido diputado durante 12 años, y era el padrino de monseñor Juan Félix Pepén.

Se reunió con su ahijado y acordaron el 14 de enero de 1971, antes de celebrar las fiestas del 21 de enero dedicadas a la virgen, con la participación de higüeyanos solamente.

Se formó un comité encargado de recibimiento, el doctor Tomás Arévalo Cedeño Valdez se encargaría del aspecto literal – publicitario; en mi condición de corresponsal de La Nación, serviría igual que al Caribe, a través de don Pablo Ross, todo lo concerniente al acto.

La comisión publicitaria acordó seguirle la corriente a Rafael L. Trujillo Molina, quien decía que Higüey, era un pueblo rico; que cada higüeyano, tenía una o dos vacas amarradas en una sabana.

Unas mil personas vestidas de diferentes formas en sus caballos ensillados, esperaban en la plazoleta frente al Partido Dominicano, y más de 500 campesinos con productos agrícolas.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews