Rincón histórico: Biogracia

Rincón histórico: Biogracia

Antonio Cedeño (Macho) | [email protected]

Entonces Macho Cedeño le dijo a la abuela fría las empanadillas que mañana la vendo yo; Macho salió a venderlas al día siguiente, para lo cual se dirigió al Ayuntamiento donde estaba la Tesorería, y había muchos campesinos sacando las cédulas. El encargado de esa Sección de la Tesorería don julo Rolffot le dijo, Macho, a Rolando no le va a gustar verte vendiendo empanadillas. Momento que aprovechó Macho para dirigirse al parque que estaba en la calle Padre Gaspar Hernández, primo del poeta Víctor hermano del Capitán Víctor Báez, y Abigail Báez, milita, ofreciéndole dos empanadillas para que la vendiera cosa que hizo, llevándole a la abuela 44 centavos, americanos, que era la moneda de circulación de la época, sustituyendo al huevo, que era la moneda de cambio de la época volviendo la abuela a reír, Rafael Báez aceptó la propuesta y eso hizo que Macho supiera que había otra forma de salir airoso actuando como mandante, y otro como mandatario, lo que ha hecho toda su vida en el ejercicio de sus actividades de abogado, la abuela tenía por costumbre recorrer el campo con Macho, en busca de adquirir cosas que llevaría a la finca o bateyes pero no llevaba al nieto, el deseaba ser músico, pues vivía frente a la academia de música, dirigida por Mortimer Dalmasí, la abuela le dijo músico no, el nieto conocería después que dos hijos de la abuela Andrés y Napoleón, habían muerto tuberculosos, y eran músicos, lo que llevó tiempo después en varias ocasiones, que hizo que Macho conociera por experiencias propias los diferentes lugares que trata. Así conoció los bateyes de la finca, vio la maquina cargada de vagones deslizarse sobre las líneas férreas rumbo a la Romana, conoció los vigías.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM