Andrés van der Horst.

REPENSANDO EL FUTURO / Preservemos Punta Cana: la marca turismo de RD

Andrés van der Horst.
Andrés van der Horst.

ANDRÉS VAN DER HORST / [email protected]

Según las estadísticas oficiales, el Aeropuerto Internacional de Punta Cana recibió en el año 2018 un poco menos de 4 millones de visitantes o el 70% del total de los visitantes extranjeros que vinieron al país y para el 2019 se estima la llegada de unos 4 millones 400 mil turistas.

Este dato no debe sorprender ya que Punta Cana se ha convertido en una marca reconocida globalmente cuando de turismo de playa se trata: El turista escoge Punta Cana y de paso se entera que se encuentra en República Dominicana.

Por tanto, Punta Cana para el Estado, debe tener una importancia capital en términos de políticas públicas para garantizar que esta puerta de entrada del turismo y la inversión cuente con la seguridad jurídica y ciudadana necesarias para continuar impulsando el crecimiento económico de la República Dominicana.

Al analizar los diferentes sectores de nuestra economía, es evidente que el turismo sigue siendo el sector con mayor capacidad de atracción de la inversión extranjera directa; pero es, además, un motor endógeno de crecimiento económico pues estimula la construcción, la agricultura, la industria, el transporte, en fin, una potente locomotora en la que caben cientos de vagones productivos.

Es por tanto, que sin menoscabar los grandes esfuerzos que realiza el gobierno en otros destinos de gran potencial como el caso de Pedernales con Bahía de las Águilas, Punta Cana no puede en modo alguno descuidarse, o continuar delegando su desarrollo únicamente al sector privado o los inversionistas extranjeros, sino que debe ser atendido con esmero a través de políticas públicas certeras que garanticen un desarrollo sostenible mediante la inversión social.

Más aún si notamos que “Punta Cana” se expande cada vez más geográficamente: hoteles de Macao y Uvero Alto, como el Hard Rock se venden como Punta Cana aunque está a unos 45 km del aeropuerto.

De seguro que pasará igual con el destino de Miches, ubicado en El Seibo. Esto no es inusual, el Estado Mexicano de Quintana Roo, recibe por el aeropuerto de Cancún turistas que luego toman un autobús de casi hora y media para Playa del Carmen o Cozumel. Los turistas no saben que es Quintana Roo.

¡Todos visitan Cancún! Lejos de disputar la existencia de Punta Cana como marca de turismo dominicano, debemos reconocerla, protegerla y asegurarla como patrimonio nacional. Cualquier deterioro de “Punta Cana” afectaría sin duda la capacidad nacional de atracción de inversión, generación de divisas y empleos.

La mejor manera de hacerlo es contando con representantes políticos que entiendan la responsabilidad del destino que gestionan, que puedan elevar a las autoridades políticas nacionales las necesidades de infraestructura, servicios de salud, educación y seguridad indispensables para asegurar la prosperidad y tranquilidad de esta zona.

Autoridades -sean congresuales o municipales, comprometidas con el futuro de las próximas generaciones y no con la inmediatez de las próximas elecciones.

Síguenos en Instagram