Reflexiones: Regularización necesaria

Luis de la Cruz

Reflexiones: Regularización necesaria

Luis de la Cruz Noboa | [email protected]

En la medida que el caos en el transporte se ha apoderado de todas las ciudades dominicanas, los motoristas se han encargado de disímiles actividades de nuestro diario vivir… ¡Se usan casi para todo!

Los motoconchos transportando a las personas. Los deliverys repartiendo las compras de los colmados y mercados. Los mensajeros facilitándole la vida a las oficinas. Su incursión no ha sido regulada como es debido, por cuanto carecen de licencia y seguro, lo cual hace más difícil corregirlos y penalizarlos, cuando mal actúan.

A raíz de ese descontrol hay quienes al volante de un motor se han vuelto literalmente un peligro nacional. Unos, de los peores, atracando. Unos por su manejo desaprensivo causante de accidentes. Unos haciendo piruetas- levantando una goma del motor- arrollando todo lo encontrado a su paso.
Este último tipo de locura motociclista ha causado numerosas tragedias. Despedazando vidas productivas.

Recientemente ha ocurrido un caso conmovedor, producto de esa acción desaprensiva de recorrer largas distancias con la goma delantera levantada, ha sido el ocurrido a una inteligente jovencita que cuando regresaba de su escuela en el municipio de Pedro Brand fue atropellada por un motociclista que emprendió la huida. Mismo que ha hecho tal tropelía en tres ocasiones. Mismo que es encubierto por un malvado miembro de la institución del orden. Mismo que la fiscalía de ese municipio no quiere recibir la denuncia del hecho. Mismo que ante protección policiaco-judicial pudiera estar atropellando una persona decente, honrada y trabajadora en este momento.

Las informaciones pormenorizadas de este lamentable caso las tenemos, esperanzados de proporcionárselas a quien pudiera ayudar.

Fuera de las lesiones físicas sufridas por la jovencita. Del trauma psicológico causado infringido. De la ausencia de respaldo de parte del Ministerio de Educación. Hay muchos elementos que requieren corrección para evitar su repetición. Se precisa el empoderamiento social en procesos como éste, usándolos como punta de lanza para combatir el desorden vehicular, demoler la apatía judicial, derruir el incumplimiento policial y recuperar la solidaridad perdida.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM