Transporte de obreros en Bávaro

Reclasificación de empresas, la otra piedra en el zapato en discusiones por aumento salarial

Verón-Punta Cana. Las discusiones por el aumento salarial para el sector privado que corresponde al 2019, llevan ya meses efectuándose entre los diferentes actores involucrados. Es decir, entre sindicatos de trabajadores, dueños de empresas y el Gobierno.

Las discusiones en torno al aumento del salario mínimo del sector privado se centran, básicamente, en el monto sugerido por el sector sindical dentro del Comité Nacional de Salarios, que es donde se llevan a cabo las reuniones con estos fines.

Los sindicalistas proponen un incremento salarial del 30 por ciento. Actualmente, hay varios salarios mínimos en el sector privado, esto debido a las clasificaciones que tienen las empresas.

La clasificación de las empresas está organizada de la siguiente manera: las grandes industrias o empresas; las medianas empresas y las pequeñas empresas. Según la Resolución 05/2017 sobre el salario mínimo para los trabajadores del sector privado no sectorizado del Ministerio de Trabajo, el salario mínimo para los que prestan servicios en empresas industriales, comerciales o de servicios, cuyas instalaciones o existencias, o el conjunto de ambos elementos, igualen o excedan la cifra de cuatro millones de pesos dominicanos, es de quince mil cuatrocientos cuarenta y siete pesos con sesenta (RD$15,447.60), mensuales.

Actualmente existe una clasificación de las empresas en pequeña, mediana y grande.

Esta resolución también establece que para los que prestan servicios en empresas industriales, comerciales o de servicios, cuyas instalaciones o existencias, o el conjunto de ambos elementos, igualen o excedan de la cifra de dos millones de pesos dominicanos, y no excedan la cifra de cuatro millones de pesos dominicanos, el salario mínimo es de diez mil seiscientos veinte pesos (RD$10,620.00) mensuales.

De igual forma, precisa que para los que prestan servicios en empresas industriales, comerciales y de servicios, cuyas instalaciones o existencias, o el conjunto de ambos elementos, no excedan de la cifra de dos millones de pesos dominicanos, el salario mínimo será de nueve mil cuatrocientos once pesos con 60/100 (RD$9,411.60) mensuales.

Entonces, visto así, el aumento del 30 por ciento sugerido por el sector sindical sería en base al salario mínimo establecido para cada una de esas categorías, según los montos definidos por cada empresa para los mismos. Pero tomar esta decisión no ha sido fácil y ha encontrado varios escollos en el camino.

RECLASIFICACIÓN DE LAS EMPRESAS

El primer obstáculo es que los empresarios piden que se haga una reclasificación de las empresas, para verificar el estado actual de estas y determinar así en qué renglón encajaría, si en grande, mediana o pequeña. Y dependiendo de esto proceder, pues, a reajustar el salario mínimo de acuerdo a la categoría en la que caigan.

Para este aumento salarial se solicitó su revisión desde mediados del 2018, producto de que las centrales sindicales que representan a los trabajadores decían que el valor de la canasta familiar subió y los salarios se quedaron por debajo.

La primera reunión se hizo en febrero de este año y con la misma se buscaba que tanto los empresarios como el sector de los trabajadores se pusieran de acuerdo, pero la realidad es que no se ha avanzado en este sentido.

El hecho de que los empresarios hayan propuesto la reclasificación de las empresas como requisito previo, ha puesto un freno en el proceso para la revisión del aumento salarial, que está previsto realizarse cada dos años, como establece el artículo 456 del Código Laboral Dominicano. La reclasificación de las empresas es propuesta por la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y la Confederación Patronal de la República Dominicana (Copardom).

Los salarios mínimos del sector privado están colocados según la clasificación de las empresas.

A nivel nacional, las centrales sindicales, que representan a los trabajadores, se han opuesto rotundamente a que se haga la reclasificación de las empresas antes que el aumento salarial, alegando que no es el momento ni el escenario para discutir o tratar ese tema.

El economista José Polanco señala que la petición de la reclasificación de las empresas es válida, “porque ellos lo que están solicitando es que el salario mínimo se defina en función a la clasificación empresarial, que no exista un salario mínimo global sin considerar el tamaño de la empresa y su nivel de operaciones”.

Polanco dijo que la clasificación que actualmente tienen las empresas no es correcta, dado que no tiene un criterio acorde a los nuevos tiempos y que tampoco es equitativo. También, comentó que una reclasificación de las empresas implica que se creen criterios más adecuados y que le permita a las Micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), que son las más afectadas, poder pagar un salario mínimo acorde a su nivel de operaciones y su estructura de costo. El economista refirió que actualmente la clasificación está hecha en base a la cantidad de empleados.

TRABAJADORES EN DESVENTAJA

Aunque los empresarios y dueños de industria buscan esa reclasificación de sus empresas para poder aplicar el aumento salarial, la realidad es que los trabajadores solicitaron esa revisión salarial desde el 2018, debido a que el alto costo de la vida no les permite costear la canasta familiar con los ingresos que perciben.

El Banco Central de la República Dominicana señala que el costo de la canasta familiar para la región Este, para marzo del 2019, es de unos 25,637.96 pesos. Los costos de la canasta familiar no se corresponden con el salario mínimo de ninguna de las empresas, esto con la clasificación actual, y de aplicarse el aumento del 30 por ciento que están pidiendo los trabajadores tampoco se compensaría, pues los salarios quedarían muy por debajo del costo de la canasta básica.

Otra de las trabas para el aumento salarial ha sido la negociación de las prestaciones laborales o cesantías. Mucho se ha hablado en las últimas semanas sobre este tema, llegando incluso a verse involucrado el Gobierno en esto. Se hablaba de crear un instituto adjunto al Ministerio de Trabajo para regular y administrar las cesantías, por lo que el Gobierno debió salir al paso y explicar que este nuevo instituto que se pretendía crear no estaba destinado a eso.

El economista Polanco señaló que con este tema de las cesantías lo que los empresarios buscan es hacerles ver a los trabajadores que por el hecho de ellos tener que pagarles prestaciones laborales no le pagaran el salario que les debe corresponder. Polanco opina que los empresarios lo que buscan es que los trabajadores negocien un mejor salario a cambio de quitar las prestaciones laborales.

Precisó que los sindicalistas deberán negociar la eliminación de las prestaciones laborales para que los salarios puedan ser elevados. “Mientras tanto no estén de acuerdo con que se elimine el empresario nunca va a estar de acuerdo de elevar los salarios a los niveles que se requiere, porque igual las prestaciones es un costo”, precisó.

Síguenos en Instagram