Descarga Cero, un modelo de clasificación y reciclaje a favor de la protección del medio ambiente

VERÓN, LA ALTAGRACIA.  El Distrito Municipal Verón-Punta Cana es la zona geográfica de República Dominicana que cuenta con el modelo de turismo más exitoso del país y de la región del Caribe, con la posición número dos a nivel de América Latina.

Ese desarrollo de infraestructura hotelera, en su mayoría cadenas internacionales que han implementado del modelo del todo incluido, ha provocado un crecimiento económico y social acelerado, teniendo como rasgos fundamentales la migración de más de cien mil ciudadanos de unas 40 nacionalidades, predominando la dominicana desde distintos rincones del país.

Vista de las dos calderas incineradoras ubicadas en el CRI.
Vista de las dos calderas incineradoras ubicadas en el CRI.

Ese desarrollo inició en 1969 con la construcción de villas turísticas a orillas de la playa, convirtiéndose éstas en el ancla para el establecimiento de hoteles de dimensiones extraordinarias, de hasta 1,800 habitaciones.

Sin embargo, el crecimiento y el desarrollo de la infraestructura hotelera y de otros rubros de la economía, no se ha dado a la par con un modelo de manejo de los desechos sólidos que produce esta zona del país, lo que ha provocado que, sin un modelo de clasificación y aprovechamiento, en su mayoría vayan a dar al botadero oficial de desperdicios, Guiri-Gui, y que ha sido utilizado como tal desde hace unos 35 años.

En ese sentido, tras constatar la realidad de ese distrito municipal, tanto a través de entrevistas con actores que intervienen directamente en esta zona del país, así como con la toma de fotografías de lugares y procesos vistos, para que ese destino se erija en un modelo sostenible en el tiempo y con respeto al medio ambiente, urge la toma de decisiones que resultan inaplazables.

DESCARGA CERO

Un hallazgo interesante en esta demarcación es el programa Descarga Cero, que desde el 2007 ejecuta la corporación hotelera GRUPO PUNTACANA, a partir de la instalación de una planta clasificadora e incineradora de residuos, que evita que alrededor del 60 por ciento de la basura producida en la propiedad Puntacana, incluyendo las operaciones del Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC), estén siendo aprovechados tanto para la producción de compostaje, humus, así como reciclado de plásticos, vidrios, aceite de consumo humano, entre otros.

Esa iniciativa, liderada por Jake Kheel, vicepresidente de La fundación Grupo Puntacana, minimiza la producción de basura en la empresa y el resort.

Jonathan Ortiz Frias, ingeniero especilista en
GRUPO PUNTACANA.

Precisó que este programa se ha con vertido en un modelo de manejo integral de desechos sólidos en República Dominicana. Indica que el objetivo es minimizar la producción de basura a través de diferentes estrategias, incluyendo cambios en los procesos de compras, clasificación y reciclaje de desechos, compostaje y producción de energía renovable.

Indica que el proyecto se ejecuta en todas las instalaciones de La Fundación Grupo Puntacana, tales como área de residencias y villas, restaurantes, comercios, hoteles y en el Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC).

Explicó que para obtener el resultado esperado con Descarga Cero, se construyó el Centro de Reciclaje e Incineración (CRI), a donde es llevado el 100 por ciento de los residuos generados en la propiedad Puntacana, entre ellos plásticos, cartón, papeles, metales, orgánicos y vidrios.

“Descarga Cero es un ideal de minimizar al máximo nivel la producción de desechos, utilizando diversas herramientas para no producir basura o para desviar la mayor cantidad de basura y convertirla en otros productos o trabajar en la minimización de productos, es decir no comprar tantos productos que eventualmente se convierten en basura, material desechable y que no tienen otro uso”, precisa.

Kheel, quien recientemente fue escogido como presidente de la Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental (Ecored), expresa que cuando una empresa se compromete en Descarga Cero, se le facilita de una diversidad de herramientas para llegar a la meta, tales como reciclaje; es decir, materiales con los que se pueden transformar en otros productos; los orgánicos, que pueden ser convertidos en energía, compostaje, biogás, entre otras formas que utilizar los desechos orgánicos en elementos útiles; y la compra de materiales que no tienen otro uso, es una forma muy positiva de no producir mayor cantidad de residuos.

Parte de los millones de lombrices que se benefician de los desechos orgánicos para producir abono.

Indica, además, que hoy en día existen más técnicas, como compra de materiales que pueden ser reutilizados, otros diseñados para ser convertidos en compostaje, como plásticos y contenedores que son hechos de material orgánicos; los que están diseñados para otros tipos de usos que el original para lo que fue diseñado.

En el caso de la propiedad Puntacana, manifiesta que produce entre 24 a 26 toneladas de residuos sólidos al día, dependiendo la temporada del año, y cuenta que al operar, a partir de Descarga Cero, ha logrado desviar alrededor del 60 por ciento de los desechos que antes iban al vertedero.

Los desechos reciclables, explica Kheel, son llevados a una empresa que procesa esos materiales y los vende a mercados internacionales. Esa empresa es Ecoservices Dominicana, quien clasifica y empaca productos que pueden ser reutilizados como plásticos, madera, algunos tipos de vidrios, entre otros.

EL CRI El Centro de Reciclaje e Incineración (CRI) cuenta con dos áreas para la recepción de los residuos: la nacional y la internacional. En la primera, es depositada la basura que es retirada de la propiedad Puntacana Resort & Club, Ciudad Caracolí y el Centro Pediátrico Oscar de la Renta.

Así lo explicó Jonathan Ortiz Frías, ingeniero especialista de GRUPO PUNTACANA, quien manifestó que los desechos nacionales son clasificados y enviados tanto a Ecoservices Dominicana, para el aprovechamiento de reciclajes y otra para el Centro de Sustentabilidad, en la que producen abono orgánico que es aprovechado en los campos de golf y siembras agrícolas que hay en la propiedad.

En tanto que, en el área de residuos internacionales, es depositada la basura retirada de las aeronaves que llegan al Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC), la que requiere un tratamiento especial, debido al cuidado que deben poner para evitar la propagación de plagas en el territorio nacional. Para eso, explica Ortiz Frías, operan dos plantas incineradoras en la que son depositados los residuos orgánicos. Los aprovechables, como las latas, plásticos o cristales, son enviados a Ecoservices.

CENTRO DE SUSTENTABILIDAD

Otro componente importante en la cadena de aprovechamiento de los residuos que produce la propiedad Puntacana Resort & Club es el Centro de Sustentabilidad, en donde se desarrollan múltiples programas de protección ambiental, entre ellos la producción de humos, a través de lombricompost.

Pedro Julio del Castillo, quien labora en el Centro de Sustentabilidad, explicó que tanto el excremento de los caballos, así como los restos de orgánicos a partir de frutas vegetales son aprovechados cien por ciento como alimentos para la alimentación de las lombrices, las que a su vez producen abono orgánico.

A partir de ese proceso, cada mes el Centro produce alrededor de 50 sacos de abono orgánico de aproximadamente 100 libras cada uno.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM