Carmen Acevedo preparando las clases que imparte en Quisqueya Aprende Contigo.

Querer es poder: Con 63 años, terminó el bachillerato, alfabetiza y también es voluntaria de la Defensa Civil

Verón-Punta Cana. Carmen Acevedo representa uno de los ejemplos más palpables de que ‘cuando se quiere se puede’. A sus 63 años, esta valerosa mujer consiguió graduarse de secundaria a través del programa Prepara, que funciona en este Distrito Municipal. Acevedo se graduó el año pasado y de inmediato empezó sus labores en el programa Quisqueya Aprende Contigo, desde donde ayuda en la alfabetización de adultos.

Acevedo se motivó a terminar sus estudios secundarios cuando vivía en Santo Domingo. Recuerda que un día conversó con una persona, y le dijo que ella iba a utilizar el tiempo invertido en ver novelas para estudiar. En ese entonces, una profesora amiga le empezó a poner tareas y ella las hacía.

“Yo fui y compré una mascota, y ella me ponía una tarea diaria”, recuerda doña Carmen. Todo esto sucedió en el año 1999, en Santo Domingo. Empezó a estudiar de manera formal, pero sólo le permitieron entrar como oyente, e inició así el quinto curso.

Al principio tomaba clases sentada en un cojín, en el piso, hasta que al mes le asignaron una butaca.

Foto de su graduación de Prepara.

De quinto la pasaron a séptimo y de ahí a octavo. Tomó Pruebas Nacionales en la primera convocatoria, y pasó todos sus exámenes. Una vez se mudó a este distrito municipal, buscó donde inscribirse, pero aún no estaba construido el liceo Francisco del Rosario Sánchez, por lo que impartían clases en una carpa.

Al principio se inscribió en Cenapec, y una vez se instaló Prepara en el liceo Francisco del Rosario Sánchez, se trasladó para ese programa y tuvo que empezar de nuevo en el primer nivel, en ese entonces de bachillerato.

…HASTA QUE AL FIN LO LOGRÓ

Acevedo alternaba su trabajo con sus estudios, los sábados, hasta que el 18 de agosto de 2018 se graduó. En noviembre del año pasado empezó a dar clases en Quisqueya Aprende Contigo. Allí ha formado dos núcleos a los que les ha impartido docencia. En el primer grupo trabajó con 17 personas.

Doña Carmen tiene dos hijos que la apoyan. Ellos le dicen “no, mami, pero usted quiere estar en todas”, explica ella de manera jocosa. Y sus hijos tienen toda la razón. Y es que doña Carmen, quien vive en Verón, también forma parte de la Defensa Civil. Refiere que a ella le gusta esta institución, porque es para ayudar a las personas, no se trabaja por dinero, y es una labor social y voluntaria.

Lleva siete años formando parte de la Defensa Civil.

Para ella, esta es una gran experiencia, puesto que le sirve a Dios desde ese espacio. Doña Carmen tiene unos siete años formando parte de esta institución y le encanta la labor que realiza allí.

Para ella es muy importante el trabajo que se hace sin retribución monetaria. Aconseja a los jóvenes que han abandonado los estudios, que “el dinero no es todo en la vida. Si se quiere se puede, porque a mi edad yo no me arrepiento nunca de haber cruzado los escalones y las metas que crucé con sacrificio y con lágrimas”.

Finalmente, explica que tenía que vivir lavando y planchando por la mañana en una casa y en la tarde en otra. Después de que se graduó y comenzó a relacionarse, se integró a Quisqueya Aprende Contigo y solo trabaja en una casa de familia.

Síguenos en Instagram