La playa de Arena Gorda es una de la más afectada por la erosión en los últimos años.

Proyecto para regenerar playas se ejecutaría en el 2019 con inversión de RD$ 777 millones

Artice

Bávaro. De acuerdo con el proyecto de presupuesto del Estado previsto para el 2019, el Ministerio de Turismo tiene asignado unos 777 millones de pesos para ejecutar en lo que corresponde a la regeneración de unas 11 playas a nivel nacional, incluyendo las del Distrito Municipal Verón-Punta Cana, que presentan un grado considerable de erosión.

Desde el 2016, ya se tenía en agenda este tema y la cartera de Turismo catalogó como “urgente” la lesión que presentan las playas en los principales polos turísticos de República Dominicana, que no solo es debido a la erosión sino a la intervención del hombre. De acuerdo al Ministerio de Turismo, ya cuentan con la empresa que resultó ganadora de la licitación y que ejecutará este riguroso proyecto.

Se trata de la compañía Acciona-DC, que realizará trabajos técnicos de regeneración de las zonas litorales. En la demarcación turística se intervendrán las playas de Arena Gorda, El Cortecito, Cabeza de Toro y Macao, que según estudios realizados presentan una situación de erosión considerable y que incide negativamente en la oferta de destino que implica República Dominicana.

En el resto del país, el proyecto abarca las playas de Bolaños–Costa Verde y El Morro, en Monte Cristi; Cofresí, en Puerto Plata; Playa Bonita, Punta Popy, Ballena y Cosón, en Samaná; Juan Dolio, en San Pedro de Macorís, y Boca Chica y Andrés, en Santo Domingo. De este dinero previsto se hablaba desde el 2017.

Incluso, en el presupuesto de este año se autorizó un monto por unos 70 millones de dólares, pero no había indicios de desarrollar tales acciones recuperativas.

Erosión en las playas.

El viceministro de Turismo para la región Este, Franklin Maireni Castillo, explicó que se tiene como primordial la intervención de los litorales en la zona de Bávaro-Punta Cana, tras considerar el gran atractivo de estas para los turistas que la visitan.

“Ya el Ministerio, a través del Comité Ejecutor de Infraestructuras de Zonas Turísticas (Ceiztur), hizo el proceso de licitación de lugar y ya se adjudicó la compañía. Esperemos que ya en los próximos meses se empiecen a desarrollar los trabajos en todas las playas contempladas a nivel nacional”, dijo Castillo.

En tal sentido, especificó que las acciones del plan tienen como objetivo una regeneración de las áreas costeras de manera exhaustiva, que incluye la intervención de manera técnica, en aras de recuperar lo que hasta el momento se ha visto considerablemente afectado. El funcionario resaltó que es una gran inversión que aplicará el Gobierno, puesto que las playas de diversas zonas así lo ameritan y por tal motivo estiman que a principios del 2019 inicien las labores de regeneración.

SITUACIÓN ACTUAL

En la zona de Bávaro, las playas de Arena Gorda y El Cortecito son las más afectadas por la erosión y el descontrol del establecimiento de negocios a la orilla de estos litorales.

En Arena Gorda, toda la línea que comprende desde el mercado de los Guineos Maduros hasta el hotel Oceand Blue se encuentra seriamente deteriorada. De hecho, un vendedor de nombre Carlos Vargas manifestó que en el año 2006 podía mirar el agua turquesa que caracteriza esta playa desde su negocio, que para ese entonces se ubicada a una distancia de unos 25 metros.

“Hoy en día estamos más cerca del mar; las olas han golpeado buena parte de las bases de mi establecimiento. Es un problema natural, pero que también tiene gran responsabilidad el hombre y eso lo reconozco”, expresó el comerciante. En toda esta playa se observa el rostro de la erosión plasmado en dunas de arena ya desgastadas, y la visibilidad de las raíces de los árboles de coco.

En 2017, con el paso del huracán María, la zona fue seriamente afectada y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales intentó desalojar a los vendedores que allí convergen; hoy en día los establecimientos continúan en el lugar y el desgaste de la arena sigue avanzando.

El viceministro de Turismo, Franklin Castillo.

Mientras que, en El Cortecito , los restaurantes que se ubican casi a la orilla de la playa rodearon sus locales de sacos de arena para que el agua, cuando hay marea alta, no penetre hasta el interior de los mismos. Durante el invierno, con el aumento de los vientos alisios la erosión es mayor, y cuando los ciclones pasan muy cerca o tocan directamente las costas de Bávaro el panorama es aún mucho más crítico. También, factores como la incidencia humana y el cambio climático empeoran la situación y afectan considerablemente al litoral playero.

En los diagnósticos realizados en cada playa, las empresas Euroconsult y Atteco, y supervisadas por el Departamento de Planificación y Proyectos del Ministerio de Turismo, se determinó que si las playas no son intervenidas el grado de deterioro de las mismas afectará significativamente la oferta turística del país. El litoral costero de Bávaro abarca 12 kilómetros y cuenta con un ancho promedio de 25 metros como máximo.

A principios de este año, el Ministerio de Turismo dio a conocer que la reestructuración de las playas tendrá una duración entre 12 y 17 meses. Esto, según el daño que presente cada una de estas y contempla trabajos de movimientos de tierras, construcción de vías de acceso, desmantelamiento de carreteras existentes y reconversión de carreteras en paseos peatonales.

Asimismo, acondicionamiento de superficies de parqueos, vertido de escolleras naturales o artificiales en playa, demolición de estructuras rígidas existentes, como muros, ruinas y construcciones. En el tramo que se pretende regenerar desde Punta de los Nidos hasta Arena Gorda, se necesita un volumen total de 1.4 millones de metros cúbicos de arena.

En tanto que en la de El Cortecito, una de las zonas donde hay más arrabalizaciones y erosión, prevén demoler las construcciones permanentes cercanas al agua; colocación de un dique para aportar arena y delimitarán la zona dunar con tocones. En Macao, cuyos trabajos durarán un año, colocarán seis duchas, barrera de madera para restricción de acceso, señalética y acordamiento del campo dunar.

ACUERDO PÚBLICO-PRIVADO

El presidente de la Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos del Este (Asoleste), Ernesto Veloz, señaló que en la actualidad se está trabajando en una barrera contra el sargazo, que también este año afectó de manera significativa a las playas de Bávaro-Punta Cana y al sector hotelero.

Informó que este tema lo ha asumido el primer mandatario nacional, Danilo Medina, de forma directa, para lo cual los diversos actores del área turística afinan un plan que será presentado próximamente al Gobierno.

“Este es un planteamiento que se le va a hacer al presidente sobre una inversión público-privado en la que el Estado dominicano aportaría el 50 por ciento y el sector hotelero el porcentaje restante”, indicó Veloz.

El titular de Asoleste consideró como una acción positiva este acuerdo porque contribuiría significativamente con la regeneración de las playas y controlaría la penetración del sargazo en las costas del Distrito Verón-Punta Cana. “Eso se está trabajando de forma acelerada y aportaría un alivio en cuanto al control del alga en las playas. Este proyecto será presentado al presidente Medina, quien ha manifestado su preocupación por el tema, así como el apoyo al sector hotelero y para ello hemos elaborado ese plan”, precisó Veloz.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews