En Macao tienen en agenda convertir su playa en modelo del país.

El proyecto gubernamental de regeneración de playas espera por el “manos a la obra”

Artice

Bávaro. El turismo es el negocio más lucrativo de la República Dominicana, país que cada año recibe 6 millones de visitantes, registra inversión por más RD$28,000 y casi un millón de personas depende de esta actividad directa e indirectamente, acorde a datos del Banco Central.

Sin embargo, las paradisiacas playas del país, incluyendo las del distrito, han sido lesionadas por la erosión causada por la naturaleza y por intervención directa del hombre, un problema que fue definido con “carácter de urgencia” por el Gobierno, pero que aún sigue vigente. En abril del 2016, el Gobierno, a través del Ministerio de Turismo (Mitur), presupuestó US$83.68 millones para corregir la erosión de unas 13 playas del país.

Y para ello contrató la empresa Acciona-DC, ganadora de la licitación, por un monto de US$64.65 MM, para la regeneración de los balnearios. En Bávaro y Punta Cana se intervendrán cuatro playas que presentan erosión: Arena Gorda, El Cortecito, Cabeza de Toro y Macao. En total, en todo el país serán intervenidas las playas de Bolaños–Costa Verde y El Morro, en Monte Cristi; Cofresí, en Puerto Plata; Playa Bonita, Punta Popy, Ballena y Cosón, en Samaná; Juan Dolio, en San Pedro de Macorís, y Boca Chica y Andrés, en Santo Domingo.

Pasó el 2017 y no se ha empezado el manos a la obra. Una de las últimas novedades que se tiene con relación al proyecto fue en marzo del año pasado, cuando el ministro de Turismo, Francisco Javier García, hizo un recorrido por las playas de la zona.

“Lo que haremos en esta hermosa playa será espectacular para el disfrute de todo el mundo. Incluso, servirá de modelo a seguir para replicar en otros lugares”, dijo García en ese entonces, al referirse especí- ficamente a la playa de Macao. Para el presupuesto del 2018, se autorizó buscar un préstamo ahora por US$70 millones, según consta en el proyecto depositado en el Congreso Nacional.

DIAGNÓSTICOS

En los diagnósticos realizados en cada playa, las empresas Euroconsult y Atteco, y supervisado por el Departamento de Planificación y Proyectos del Mitur, se determinó que “si las playas no son intervenidas el grado de deterioro de las mismas afectará significativamente la oferta turística del país”.

De lo contrario, el país perderá puntos frente a sus competidores a la hora de vender la belleza natural. La reestructuración, que abarca una duración entre 12 y 17 meses, según el daño que presente la playa, contempla trabajos de movimientos de tierras, construcción de vías de acceso, desmantelamiento de carreteras existentes y reconversión de carreteras en paseos peatonales.

Asimismo, acondicionamiento de superficies de parqueos, vertido de escolleras naturales o artificiales en playa, demolición de estructuras rí- gidas existentes, como muros, ruinas y construcciones.

Acorde a los informes aportados a BávaroNews por el Mitur, en Bávaro, cuyas playas abarcan 12 kilómetros y cuentan con un ancho promedio de 25 metros como máximo, se determinó que se debe rellenar unos 120 milímetros cúbicos de arena, para aumentar su capacidad de 30 mil a 36 mil bañistas al día.

Esquema de los trabajos que se harán en El Cortecito.

En el tramo que se pretende regenerar desde Punta de los Nidos hasta Punta Arena Gorda, se necesita un volumen total de 1.4 millones de metros cúbicos de arena. Los trabajos estipulados para adecuar las playas de Bávaro abarcan unos 14 meses y medio. En Cabeza de Toro se hará una adecuación de acceso rodado, delimitado por tocones; una pasarela de acceso peatonal, acordonamiento de zona dunar, zona de fondeo regulado con campos de amarre y boyas de amarres para barcos de eslora entre 10 y 20 metros.

También se colocarán duchas y depósitos de basura. En Macao, cuyos trabajos durarán un año, colocarán seis duchas, barrera de madera para restricción de acceso, señalética y acordamiento del campo dunar.

En tanto que en la de El Cortecito, una de las zonas donde hay más arrabalizaciones y erosión en la playa, prevén demoler las construcciones permanentes cercanas al agua; colocación de un dique para aportar arena y delimitarán la zona dunar con tocones. Los trabajos abarcarán unos 17 meses, la de mayor tiempo, según el informe presentado por las empresas al Mitur.

OTRO ESTUDIO

Desde el 2014, mucho antes de que el proyecto de regeneración de playas fuera aprobado, investigadores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y de Puerto Rico (UPR) están realizando un estudio de las playas del Este, en el cual buscan determinar cuáles son las causas que están provocando la erosión en las playas.

También, si se trata de un proceso cíclico o reciente. Para ello, los investigadores han verificado fotografías aéreas de los años 40’, 60’, 80’, 2000, 2011 y 2013, para comparar qué tanto ha variado el ancho de la playa a través del tiempo, y si son provocados por la actividad antropogénica (influencia humana) o por los cambios climáticos, como huracanes y altas temperaturas.

O si son factores combinados. Un informe preliminar del estudio ha determinado que las zonas con mayor porcentaje de inmuebles dentro de la franja de 60 metros son El Cortecito con 62 %; Uvero Alto con 45 % y Punta Cana con 37 %. El trabajo será presentado en julio de este año en el municipio de Higüey, según adelantó al BávaroNews la bióloga Gladys Rosado, directora del Centro de Investigación de Biología Marina (Cibima)-UASD y líder del proyecto.

Gladys Rosado
Gladys Rosado

La investigación, auspiciada por el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Mescyt), está estudiando 64.8 kilómetros lineales de costa, desde Uvero Alto hasta Juanillo. Según expresa la bióloga, la erosión provoca que el perfil de las costas cambie. “Eso varía según las estaciones del año.

Por ejemplo, durante el invierno, con el aumento de los vientos alisios, la erosión es mayor. A eso se le añade las fuertes olas provocadas por los huracanes María e Irma en noviembre del 2017”, sostuvo Rosado. También, dijo que cuando hay mucho frente frío en el Atlántico, las islas del Caribe reciben el embate del oleaje.

Rosado se dedica a realizar investigaciones de este tipo, y dentro de sus proyectos figura indagar las causas del aumento de las aguas del Lago Enriquillo, en la región Sur de República Dominicana.

Rosado indicó que los inversionistas en Punta Cana deben prestar atención a esto, porque se han hecho muchos trabajos de relleno de arena, pero al tiempo vuelve y se erosiona. Manifestó que los hoteleros han gastado mucho dinero adecuando las playas, pero el problema continúa, por lo que sugirió a los empresarios y personas que dependen del turismo a interesarse por el proyecto.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews