Policía viola protocolo y mata 3 en menos de 6 meses en La Altagracia

Punta Cana. –  El pueblo higüeyano ha sentido como en carne viva el abuso de poder con que han procedido agentes de la Policía Nacional en distintos operativos. Los resultados en algunos casos han sido muerte, impotencia y decepción por parte de los miles de residentes en este municipio de la provincia La Altagracia.

Sandy Guerrero.

El último incidente ha concmocionado al pueblo altagraciano. Sandy Guerrero tenía tan solo 23 años. Era descrito por sus compañeros, amigos y familiares como alguien «responsable, sano y trabajador», pero todas estas cualidades les fueron arrebatadas indignamente, cuando miembros de la Policía Nacional en Higüey acabaron con su vida durante una ejecusión que todavía no ha sido esclarecida en su totalidad.

Lea también: CNDH condena ejecución extrajudicial cometida contra Sandy Guerrero en Higüey

La manera de proceder de los agentes policiales es duramente cuestionada por los comunitarios, quienes han sufrido la pérdida de un individuo más, por la violación de protocolos que están estipulados para garantizar los derechos humanos sin discriminación.

Según la ley Orgánica de la Policía Nacional 590-16, en su artículo 14 se habla sobre los principios fundamentales con que debe actuar este cuerpo del orden, pero claramente han sido violados en diversas ocasiones.

Por citar un ejemplo, el primer principio expresa del citado artículo hace referencia al respeto de la dignidad humana. Textualmente reza que: Se debe «proteger la vida y la dignidad de las personas, lo que implica mantener y defender los derechos humanos, sin discriminación alguna, por lo que ningún miembro de la Policía Nacional podrá ordenar, infligir, instigar o tolerar actos de torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, no podrá invocar la orden de un superior o circunstancias especiales, como los estados de excepción o cualquier otra circunstancia, como justificación para sus actuaciones».

2 casos más

Israel García Leguisme.

En circunstancias similares a las de Guerrero, hace poco más de un mes que también murió en manos de la Policía Israel García Leguisme, un residente del batey Palo Bonito de Baiguá, Higüey, quien  habría sido detenido por  supuestamente estar fumando una sustancia prohibida. Al momento del sospechoso ser revisado por los agentes, este se resistió, y en el forcejeo un policía resolvió hiriendole gravemente con un balazo que le causó la muerte.

Lea también: Muere hombre tras forcejeo con la policía en Palo Bonito de Higüey

Robert Jhonson.

Meses antes de que sucediera este último suceso, en abril de este año también en Higüey, un adolescente recibió un disparo de un policía. El joven de 17 años de edad intentaba fugarse del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes en esta ciudad. Robert Jhonson, como se llamaba, murió al instante que fue impactado.

De los tres casos descritos hubo vídeos que mostraron las circunstancias en que se dieron los hechos. En ninguno de ellos se ve quien auxilie a los que sufrieron el abuso de poder de las autoridades.

Bien es cierto que las personas que incurren en violaciones de las leyes deben ser capturadas y enviadas a prisión. Ahora bien, sus derechos han de ser velados y como sospechoso de cualquier hecho delictivo se le debe garantizar un juicio donde se determine si es inocente o no, considerando que no importando el presunto delito, tampoco se le puede negar un abogado defensor.

 

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM