Piscina Natural, Bávaro
En “La Piscina Natural” de Bávaro, los turistas se lanzan a disfrutar de las cristalinas aguas en medio de muchas embarcaciones, lo cual constituye un riesgo de accidentes.

Playas de Bávaro requieren mayor vigilancia de embarcaciones para evitar accidentes

Bávaro. Las paradisiacas playas de Bávaro constituyen el gran atractivo para los miles de visitantes nacionales y extranjeros que vienen a vacacionar al Distrito Verón-Punta Cana, pues el intenso azul de sus aguas y sus blancas arenas ha sido la clave para que este polo turístico se convierta en el de mayor importancia de República Dominicana y el Caribe.

Por ser muy concurridos, en los litorales, sobre todo de Bávaro, se ven muchas situaciones irregulares. Una de ellas, es la falta de organización en uno de los aspectos de gran significado como son los fondeaderos, problema que obedece básicamente a la ausencia de políticas públicas destinadas a un ordenamiento de la costa del Distrito Verón-Punta Cana.

La mayoría de las embarcaciones que navegan por las aguas de estas playas, bien sea desarrollando actividades turísticas, deportivas o de paseo, parecieran no respetar los canales de navegación y los procedimientos adecuados para embarcar y desembarcar personas.

Embarcaciones en playas de Bávaro
Embarcaciones en playas de Bávaro.

Este medio, en reiteradas oportunidades, ha podido observar la presencia de alrededor de 50 embarcaciones ancladas en playas de Bávaro, además con sonidos muy altos, lo cual indudablemente va en detrimento de los recursos marinos-costeros de la zona.

Una embarcación de gran tamaño fácilmente se detiene en la orilla de la playa, sin tomar en consideración que en sus inmediaciones hay personas que están disfrutando de las aguas poco profundas, realizando actividades recreativas propias de sus vacaciones, y que en algún momento pueden resultar lesionadas.

Algunos hoteles de Bávaro, en conjunto con la Armada de República Dominicana, han instalado en los últimos días una línea de bollas en los alrededores de sus playas, para establecer la distancia que tienen los turistas para disfrutar de las cálidas y transparentes aguas, y a su vez, enviar una señal a las embarcaciones más grandes que está prohibido llegar hasta a la orilla.

Esto, posiblemente, sea una medida de precaución, tomando en cuenta que recientemente, en Bayahibe, un turista ucraniano murió arrolla do por una lancha. Situaciones lamentables como estas ya se han suscitado varias veces en esa zona.

En julio del 2018, una turista alemana murió cuando realizaba práctica de buceo y una lancha le cruzó por encima. En 2017, otra turista de nacionalidad francesa falleció en la piscina natural de la isla Saona en igual circunstancia.

En la piscina natural, de Bayahibe, es común que los visitantes naden en la zona de las lanchas, lo que refleja el peligro que ya ha cobrado vidas.

SIN CONTROL

Las playas por donde más transitan embarcaciones, sobre todo con fines turísticos, son Bibijagua, Los Corales, El Cortecito, Jelly Fish y Cabeza de Toro. Estas ofrecen paseos a quienes visitan la zona y les hacen en recorrido por buena parte del litoral de Bávaro. Para montar a los turistas, las embarcaciones de gran tamaño logran llegar hasta la orilla de la playa, lo cual constituye un riesgo para los bañistas.

Lo ideal en estos casos, de acuerdo a las recomendaciones de la Asociación de Acuáticas, es que las empresas que desarrollen estas actividades cuenten con lanchas de menor tamaño, para facilitar su llegada a la orilla y poder realizar el traslado de los turistas.

El presidente de la Asociación de Acuáticas, Emile Mariotti.

En Bávaro, en el medio del mar, también hay una zona llamada “la piscina natural”, que constituye uno de los atractivos más significativos del litoral, porque allí existen bancos de arenas de muy poca profundidad y los visitantes tienen la oportunidad de nadar y practicar snorkel.

Esta área, en un día puede registrar la presencia de más de 50 embarcaciones, que se anclan para que los turistas puedan disfrutar de este espacio, ingresando al agua por cierto tiempo. Los turistas, al estar en el agua, corren el riesgo de sufrir accidentes por otros yates o lanchas. En “la piscina natural”, la música también se escucha en niveles altos y la basura dice presente, formando parte de los problemas que enfrenta la playa. El turista, al estar en el agua, lo hace con vasos plásticos donde almacenan la bebida que consumen y que después termina siendo arrojada en el litoral.

 ESFUERZOS

A lo largo de los años, este y otros problemas que enfrentan las playas de Bávaro, han sido motivo de preocupación y de muchas reuniones de autoridades, hoteleros y empresas que hacen vida en el sector turístico.

Las acciones buscan implementar todos los procesos de ordenamiento que coadyuven a garantizar la seguridad, y el mejor uso de los bañistas y los usuarios de los servicios que se ofrecen en las playas.

Playas de Bávaro
Playas de Bávaro

Además, se ha propuesto la implementación del canal de navegación en las playas de Bávaro como una solución que se ha estado gestionando desde hace varios años, solicitando a las autoridades concluir con el proyecto y ubicar las embarcaciones en los fondeaderos establecidos, para despejar la costa y eliminar parte de la contaminación actual. En marzo, de este año, al menos cinco turistas resultaron heridos en momentos en que dos botes, de los denominados catamaranes, chocaron en “la piscina natural”.

Los turistas no sufrieron lesiones de consideración. El presidente de la Asociación de Acuáticas, Emile Mariotti, indicó que para evitar accidentes y pérdidas de vidas, como ha pasado en Bahayibe, lo correcto es la habilitación de un canal de navegación bien marcado con sus bollas, donde todos conozcan de su uso correcto.

“Realmente, eso lo tenemos en Bávaro desde hace tres años y tal vez por esa razón los accidentes aquí no son muy comunes. Las autoridades, y debemos reconocerlo, han estado trabajando en esta materia, y es por ello que casi no se escuchan de situaciones lamentables en las playas, producidas por embarcaciones”, sostuvo Mariotti.

Dijo que cada semana realizan patrullajes conjuntos con la Armada, el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), Asociación de Acuáticas, el Ministerio de Turismo y auxiliares navales. Explicó que en esos operativos se verifica el correcto uso del canal, supervisan el correcto uso del chaleco salvavidas, así como el anclaje en lugares indebidos, entre otros aspectos.

“Ahora mismo se hizo una modificación del canal de navegación para mejorarlo y se ha comenzado la certificación de capitanes, sobre todo para aquellos que no pudieron aprovechar la primera tanda que se dio”, señaló.

En este sentido, precisó que como Asociación de Acuáticas han propuesto que se establezca un área de nada, con una zonificación con bollas, donde el turista pueda disfrutar espacios como “La Piscina Natural” y que no corra el riesgo de ser impactado por una embarcación. El director de Operaciones Terrestres y Acuáticas de la Armada de la República Dominicana, capitán de navío ARD Napoleón Alberto Casilla, informó que las acciones de regulación para evitar accidentes incluyen el traslado del canal de navegación, más lejos de la zona de bañistas.

“Estamos regulando la velocidad de las embarcaciones y las que venden excursiones las estamos sacando de la playa. Hemos delimitado el espacio de bañistas y para lo cual ya establecimos bollas blancas y rojas, a los fines de evitar cruce de lanchas”, puntualizó Casilla. Acotó que actualmente los cursos de capacitación que emprenden, abarcan operadores de embarcaciones.

Esto para el otorgamiento de licencias marítimas. Enfatizó que quien no cuente con estos permisos, será impedido de operar cualquier tipo de flota marina y por tanto podría ser sancionado de conformidad con las leyes que regulan este ámbito.

Síguenos en Instagram