A pesar de los pesares, el traslado de la cárcel de El Seibo permanece en el limbo

El Seibo.- A pesar de las difíciles condiciones en que sobreviven 932 internos en el recinto penitenciario de esta ciudad, en su mayoría cumpliendo condenas por homicidio, narcotráfico y robo, en los últimos tres años se han registrado notables avances.

Aspectos tan importantes como la higiene, adecuación de los baños, comida con preparación de calidad y en horario puntual, orden y organización, pavimentación, donde ya no es posible acumulación de lodo, todo eso ha cambiado.

Josefina Mercedes visita fielmente todos los miércoles y domingos a su hijo, quien cumple una condena por narcotráfico. Aclara que lo más difícil ha sido el proceso de chequeo, pero confiesa que ha notado cambios significativos.

“Para mí lo más traumático ha sido el chequeo para poder entrar, y el calor tan fuerte que hace ahí llega a ser insoportable. Pero esto ha cambiado mucho; no es lo que era antes. Aunque hay demasiada gente, los días de visita se duplican. Pero la comida es buena y el preso que se encarga del recinto los ha organizado muy bien a todos. Mantiene una gran disciplina”, explica Mercedes.

Antes tenían un solo baño por celda con una pileta común y una letrina; ya eso no existe; ahora tienen inodoro y ducha. La higiene y la salubridad es otro aspecto de cambio. Hay limpieza. No se encuentran colillas ni plásticos ni papeles tirados. Existe un día de lavado, por lo cual tampoco aparecerán ropas tiradas. La disciplina es un aspecto de marcada evidencia.

Algunos dicen que a raíz del caso del pelotero David Ortíz, quien fue baleado en un centro de diversión en la capital, hace más de un mes, es que realizan chequeos y reclutamientos de artículos con mucha frecuencia. “Viene y te requisan todo. Un amigo perdió dos freezer que tenía; se llevan abanicos, televisiones, todo.”

Privilegios

Pero todo no es color de rosa, a pesar de dichos avances. Ser un privilegiado en la cárcel cuesta. Televisión a color es el principal lujo del recinto. El pago es de 150 pesos mensuales. Juan José (El lindo), paga 35,000, pesos y cuenta con una habitación acomodada, que tiene productos de higiene personal, una especie de mesa de noche, abanico y una cama en condiciones exclusivas.

La cantidad de internos por celda es aproximadamente de 60, 95 y hasta 126 personas. Cada celda tiene un número y cada una cuenta con un representante que se encarga de la disciplina, entre otras cosas. No hay ventilación.

Abundan las denuncias sobre el uso excesivo de celulares, lo que podría haberse convertido en un negocio normal. Un ‘peaje’ para uso de celular cuesta 50 pesos diarios.

La ubicación de esta cárcel también representa una gran peligrosidad para barrios vecinos, transeúntes y estudiantes del colegio Nuestra Señora del Rosario. Runilda Estévez, residente del barrio Los Cajuiles, comenta que cuando se fugan presos el miedo los corroe.

Cuenta que en una ocasión fueron a parar al patio de una vecina, y que se encontraron balas. “Queremos que quiten esa cárcel de ahí; es un riesgo para todos. Para los niños, los que cruzan la avenida y todos los vecinos de por aquí”, aclara Estévez.

En junio de este año, dos reclusos que estaban acusados de perpetrar un atraco a mano armada, se habrían escapado en horas de la noche. Todavía no se ha dado con el paradero de ninguno. En 2012, se fugó el recluso conocido como Manota, de quien se dice tenía el control de los nuevos reos y cumplía 20 años de presión.

Autoridades locales

 

Ante la situación, el gobernador provincial, Gerardo Casanova, conserva su postura. Hace referencia de unos terrenos donados y justifica mover la cárcel de lugar. “No estoy seguro dónde se donaron unas 500 tareas para trasladar la fortaleza, así que prefiero no abundar sobre ello, hasta no estar seguro”, puntualiza Casanova.
Del mismo modo, resaltó la necesidad de un traslado que prácticamente está unificado con el colegio Nuestra Señora del Rosario. “Sobrepasa al triple la cantidad; es la mayor problemática. Hay que trasladar; necesitamos una cárcel modelo. Ya amerita que esa cárcel pública sea movida. Para eso hay unas 500 tareas; me parece que en el kilómetro 3, donde está el monumento Palo Hincado, el Central Romana regaló, no estoy muy seguro, y no se sabe en manos de quién está”, presisó Casanova.

Y es que desde hace años se viene solicitando su traslado. En el 2016, una comisión conformada por autoridades locales, en la que se encontraba el senador Santiago Zorrilla, el diputado Juan Maldonado, el gobernador Gerardo Casanova y representantes de distintos sectores, se reunieron con el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, tras un hecho en el que se perseguía a un preso y se originó un tiroteo e impactó el vehículo del propio gobernador.

Resolución

El proponente de una resolución mediante el cual se solicita al presidente Danilo Medina instruir al procurador general de l

Jean Luis Rodríguez, diputado el Partido Revolucionario Moderno (PRM).

a República trasladar lo antes posible la cárcel pública, es el diputado del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Jean Luis Rodríguez. La solicitud se hizo el 24 de abril del año 2017, aprobada un año después por la Cámara de Diputados.

El diputado explica que esta iniciativa es una prioridad para la provincia. “Ha surgido del interés colectivo de toda una población. Es una de las cinco obras que hemos identificado. Somos de las pocas provincias del país que conservan la cárcel pública en el centro del pueblo, dentro de una zona residencial. Se ha presentado la fuga de algún reo y, automáticamente, van a parar en el patio de una vivienda”, apunta Rodríguez.

Manifestó que a raíz de que se comparten tanto reclusos locales como de Hato Mayor, por esta última no tener recinto carcelario, sería ideal construir una cárcel común. “La mayoría de los reos los compartimos con la provincia de Hato Mayor. Los hatomayorenses están de acuerdo también, en que se construya una cárcel común entre ambas provincias, y donde está, actualmente, construir una universidad”, puntualiza Rodríguez.

Jorge Herrera Rondón, fiscal titular de El Seibo.

Presupuesto

El titular fiscal de El Seibo, Jorge Herrera Rondón, dijo que la intención es que la cárcel pase al nuevo modelo penitenciario, pero que existe una situación de presupuesto. Dice que en esta región hay tres provincias con recintos pertenecientes a esta modalidad, que son Higüey, San Pedro y La Romana, “pero eso es un proceso que toma su tiempo, no se puede hacer todo junto, sino una cosa a la vez y con un presupuesto”, señala Rondón.

“La Procuraduría ha hecho esfuerzos para depurar esa cárcel, se están enviando presos a San Pedro y La Romana. Ahora mismo nosotros aquí en esta Fiscalía estamos trasladando presos de alta peligrosidad”, indica ese representante del Ministerio Público.

El magistrado también negó que haya internos de otras partes del país, a excepción de Hato Mayor e Higüey. Asimismo, favoreció no solo el traslado sino el cambio al nuevo modelo, para que los internos tengan una recepción social digna, donde se les eduque con cursos técnicos para su rehabilitación.

Rondón dijo, además, que el principal problema es la falta de presupuesto y que tarde o temprano habrá que hacerla. “Es un tema del Estado; un tema de presupuesto. Tenemos una deuda con El Seibo. Tarde o temprano hay que hacerla. No es cambiarla de lugar, es cambiarla al nuevo modelo. El Estado está consciente de eso y se va a hacer. No es un asunto de voluntad, sino de presupuesto, y de realidades económicas. Una cárcel de nuevo modelo cuesta. Es lamentable que todavía esté en el centro del pueblo”, agrega Rondón.

Ante esta realidad, la Dirección General de Prisiones ha dicho que no tienen contemplado ni agendado por el momento, que la cárcel pública de El Seibo se integre al nuevo modelo penitenciario dominicano.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM