Palabras de aliento: una vida de disciplina

Palabras de aliento: una vida de disciplina

Wanda Rijo | [email protected]

Los deportistas se someten a una estricta disciplina. Ellos lo hacen para ganar un premio… (1 Corintios 9:25)

Sin lugar a dudas que la vida de un deportista o atleta es una vida envuelta en constante disciplina y privaciones con tal de alcanzar la meta o el premio.

Basta con el solo hecho de ir a una cancha, a una pista, un play, o una plataforma; para ver como jóvenes, hombres y mujeres se someten en cuerpo y alma a una rigurosa disciplina.
Someten su cuerpo, su mente, su voluntad y su tiempo con un solo propósito: llegar a la meta y obtener el premio. La disciplina: tiene que ver con obligarse uno mismo a hacer aquello con lo cual nos hemos comprometido a hacer me guste o no, quiera o no.

Una vez que un atleta se presenta a una disciplina deportiva y se compromete sabe que ya no tiene voluntad propia sobre su cuerpo su apetito y tiempo, ya que todo su entero ser queda sometido a un riguroso entrenamiento el cual demandará de toda su obediencia, energía, fuerza y pasión.

Por eso solo aquellos que han llegado a ser campeones conocen el valor y la importancia de una vida de disciplina. Son ellos los que saben que la disciplina siempre se impondrá y superará la inteligencia, el talento, el carisma y el don. Desde luego que será necesario poseer los dones, talentos y demás pero es solo la disciplina la que tiene la capacidad de llevarlo al pódium y entregarle el premio.

Lo más impresionante de la disciplina es que es extremadamente funcional cuando es voluntaria a diferencia de cuando es impuesta: es dura, dolorosa y en ocasiones cruel.

Tenemos mucho que aprender de la vida de disciplina de un deportista, tomemos esas valiosas lecciones y apliquémosla en cada área de nuestra vida y vivamos una vida de disciplina en nuestro hogar, relaciones, estudios, finanzas. Oración, estudio de la palabra, ministerio, descanso, etc. por supuesto que llegaremos a la menta en cada área.

Dios en su palabra nos habla de la gran importancia que tiene para El la disciplina, ya que nos exhorta una y otra vez en el libro de Proverbios a conducirnos con disciplina y rectitud en todos nuestros caminos.

Ten una meta clara y pelea para ganar el premio, disciplina tu cuerpo y con gran rigor somételo a la obediencia para que no seas eliminado. Sé un campeón.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM