Estevan Florial, haitiano nacido y criado en la República Dominicana.

Origen haitiano, arma de doble filo para los peloteros que desean subir a profesionales

Verón. El caso del jugador Estevan Florial, respecto a su nacionalidad y su interés de jugar en la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana (Lidom), como nativo, abrió un debate sobre la ascendencia de algunos peloteros que accionan profesionalmente en este deporte.

No es la primera vez que este jugador es protagonista de temas sobre la nacionalidad, ya que anteriormente fue suspendido por un año por falsificación de identidad por el comisionado de las Grandes Ligas, y no fue elegible hasta que su madre logró conseguir un documento, en Haití, que dejó satisfechos a los Yankees y a las Grandes Ligas.

En ese entonces, la madre de Florial, quien fue firmado por los Yankees en el 2014, explicó que había utilizado el acta de nacimiento de un primo para poder inscribirlo en la escuela en la República Dominicana, y por tal razón aparecía en primer momento con el nombre de su pariente, Haniel d´Oleo. La carrera de Florial desde el inicio tuvo inconvenientes, ya que como explica ESPN en un artículo sobre este jugador, para poder ser firmado tuvo que irse a Haití a firmar.

Este proceso le costó una disminución de la oferta económica que le habían hecho, que era de más de un millón de dólares y concluyeron con un pacto por 200,000. El pelotero de padres haitianos afirma que nació en Barahona, en 1997, pero según las leyes del país, su nacionalidad corresponde a la haitiana.

Y es que este caso se suscribe a la sentencia 168-13 que dictó el Tribunal Constitucional de la República Dominicana, que establece que no son de nacionalidad dominicana los nacidos en el país cuyos padres hayan estado en situación de indocumentación.

Esta medida se aplicó a todas las personas nacidas en el país desde el año 1929. Mientras que por otro lado están los peloteros dominicanos de ascendencia haitiana, que en su momento tuvieron problemas para poder alcanzar el apreciado sueño de todo jugador de béisbol, pactar con un equipo profesional de las Grandes Ligas.

Orlando Calixte, dominicano de ascendencia haitiana que firmó en el 2010 con los Reales de Kansas City.

Entre esos jugadores figura Miguel Ángel Sanó, dominicano de ascendencia haitiana (abuelos), quien en un principio tuvo problemas con los papeles, por lo que su firma fue retrasada. Y sin embargo tuvo un final feliz, firmando en el 2009 con los Mellizos de Minnesota.

De igual forma, Orlando Calixte, según el artículo de ESPN, dice que este jugador nació y creció en Santo Domingo, pero cuenta con un pasaporte haitiano y una cédula de identidad dominicana, que lo identifica como un ciudadano haitiano.

Calixte no tuvo inconvenientes con la nacionalidad, ya que su padre, Dieudonne, llegó al país legalmente, donde se quedó y tuvo varios hijos, incluido al pelotero. El artículo indica que este toletero tuvo un percance cuando era visto para firmar a los 16 años, ya que su hermano había usado el nombre de Orlando Calixte para aparecer con menos edad, por lo que cuando le tocó a él tuvo que figurar con otro nombre.

Explica que el proceso de transparencia de documentos le costó varios años para poder firmar, al final Calixte informó que su hermano había mentido y tuvo que comprobarlo con su acta de nacimiento, lo que se le hizo difícil conseguir por sus padres ser haitianos.

Al final, Calixte terminó firmó con 18 años con los Reales de Kansas City con un bono de un millón de dólares, menor al que le ofrecieron en un principio, el cual disminuyó por el tiempo del proceso de los papeles de identidad.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM