Glaucoma

Orientaciones básicas sobre glaucoma

 

Verón-Punta Cana. El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico, el cual es el encargado de conectar el ojo con el cerebro. Es la principal causa de ceguera no reversible en el mundo, afectando al 2% de la población.

Actualmente se considera una neuropatía óptica, donde la presión intraocular juega un rol fundamental en las causas y desarrollo de la enfermedad así como en las características del daño óptico que produce.

El nervio óptico está compuesto por más de un millón de fibras nerviosas pequeñas. Es similar a un cable eléctrico compuesto por muchos alambres pequeños.

En una persona normal se pierden alrededor de 10.000 células ganglionares por año, y cerca de los 80 años es normal haber perdido el 30% de ellas. En el caso del glaucoma de ángulo abierto, cuando la pérdida de campo visual se hace evidente, se ha perdido o destruido al menos el 50% de estas células.

TIPOS DE GLAUCOMA

 Glaucoma crónico de ángulo abierto

Es el tipo más común de glaucoma, este se produce gradualmente, no es doloroso y no causa ningún cambio en la visión al inicio. Es por eso que al glaucoma se le llama «ladrón silencioso de la visión.» Algunas personas pueden tener nervios ópticos sensibles a la presión ocular normal. Esto significa que su riesgo de padecer glaucoma es mayor que lo normal.

Glaucoma de ángulo cerrado o de ángulo estrecho

Este tipo de glaucoma aparece al existir una obstrucción en el ángulo de drenaje del ojo. Cuando el ángulo de drenaje queda bloqueado completamente, la presión ocular aumenta rápidamente.

Esto se llama ataque agudo. Se trata de una verdadera emergencia ocular y debe llamar al oftalmólogo de inmediato; de lo contrario, pudiera quedarse ciego. Algunos de los signos de un ataque de glaucoma de ángulo cerrado son: Ojo rojo, visión borrosa repentina, dolor intenso en el ojo, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, aureolas o anillos de colores alrededor de las luces.  El glaucoma de ángulo cerrado puede causar ceguera si no se le trata de inmediato

FACTORES DE RIESGO

Algunas personas corren un mayor riesgo que el normal de padecer glaucoma. Esto incluye a personas que son mayores de 40, tienen parientes con glaucoma, son de ascendencia africana, hispana, o asiática, tienen presión intraocular alta, si tiene miopía o hipermetropía, sufrieron una lesión en el ojo, uso prolongado de esteroides, etc.

Un examen oftalmológico completo que incluya toma de presión intraocular, valoración del ángulo de drenaje y examen del nervio óptico pueden detectar el glaucoma, además, en algunos casos, es necesario realizar estudios especiales como fotografías del nervio óptico, análisis con imágenes computarizadas y campos visuales automatizados.

Aunque actualmente el glaucoma no tiene cura definitiva, existen varias formas de tratamiento para su control. Con el tratamiento actual, se busca prevenir el daño en la estructura del nervio óptico, para así preservar el campo visual, persiguiendo mantener la calidad de vida del paciente.

Yanira Fernández /Especial para BávaroNews

Síguenos en Instagram