Montaña Redonda, un encanto natural y forma de vida para pobladores de Miches

Miches, El Seibo.- El turismo ha cambiado el modelo tradicional por un contacto en primera fila con la naturaleza y sus comunidades. República Dominicana posee grandes atractivos ecoturísticos, y cada región da la oportunidad al visitante de adentrarse en sus rutas senderistas, parques y reservas naturales, montañas de exuberante belleza, cuevas inexploradas, saltos y cascadas.

Uno de estos encantos es Montaña Redonda, un grandioso paraíso natural que representa a la región Este ante los ojos del mundo, por los miles de turistas que quedan absortos ante tanta exuberancia.

Este mágico lugar se coronó como el más fotografiado del país, según el Ministerio de Turismo. De él se adueñan los dominicanos los fines de semana, mayormente, y los extranjeros lo hacen suyo durante toda la semana, atraídos por la belleza y calidez de sus propietarios.

A 18 kilómetros del centro de Miches, en el distrito municipal de El Cedro, este lugar se mantiene como el tesoro más preciado de la familia Pión, del que, sin importar las ofertas de inversionistas, pretenden mantenerlo como negocio familiar.

Su dueño, el empresario y ganadero Ramón Pión, junto a su esposa Angelita y su hijo Sandy Pión, tienen a su cargo una de las mejores vistas de República Dominicana. “Mi padre estaba a cargo de Montaña, mientras yo me dedicaba a trabajos de joyería en Bávaro. Era mucho para él, mantenimiento, control de empleados, servicios, todo”, cuenta Sandy.

Doña Angelita es la reina de la cocina, la que se encarga del paladar de sus comensales. Cada uno a lo suyo. Sandy es quien organiza los tours que se hacen desde Montaña Redonda, cuyo nombre no se debe a ninguna peculiaridad. Cuenta don Ramón Pión que desde pequeño le llamaban así, y que los terrenos fueron adquiridos por su abuelo.

La idea parió grandes frutos

Montaña Redonda hace rato dejó de ser una simple montaña. Este lugar recibe cerca de 5000 mil visitantes al mes, en su mayoría turistas internacionales, principalmente de nacionalidad rusa, desde hace 18 años. Y es a partir del 2015 cuando comienza a recibir turistas de toda la geografía nacional.

El horario básicamente lo crea el visitante, puesto que hay personas que llegan antes de las 6:00 de la mañana, aunque las 7:00 es la hora señalada para su apertura al público, hasta las 6:00 de la tarde, siempre y cuando no se desee acampar.

“Me gusta; tal vez vuelva”, expresa Melani Quezada, quien llegó a Montaña Redonda desde Santo Domingo, con sus tres hijos, uno de ellos de cinco años. Hizo el viaje con un grupo de amigos y familiares. Esta mujer forma parte de quienes se dejan llevar por los encantos del lugar y vivir la aventura.

¿Cómo llegar?

Subir a Montaña Redonda es posible a través de un jeep safari o vehículo 4×4. Quienes son atrevidos, suben a pies los dos kilómetros de trayecto pedregoso. Hay quienes la adrenalina de subir les provoca vértigo; otros disfrutan la dificultad del camino. Por motivos de seguridad, para evitar altas velocidades y deslizamientos producidos por las lluvias, el trayecto no ha sido pavimentado.

Don Ramón explica que en verano es donde reciben la mayor cantidad de personas, y Montaña Redonda se convierte en el sitio ideal para las actividades familiares. Y tiene razón, ya que para subir no se necesita tener una edad específica. Gente de todas las edades son capaces de disfrutar el verdor y la frescura de la zona durante todo el año.

La seguridad es un ente fundamental en esta montaña. “Dios nos ha cuidado”, confiesa Pión, para de inmediato añadir que nunca han tenido ningún incidente que lamentar.

Detrás de la frescura que la madre naturaleza brinda a los visitantes de Montaña Redonda se esconde una realidad igual de interesante. Y es que de este negocio viven 22 trabajadores asignados a distintas funciones.

Nada mal para una provincia como El Seibo, donde cerca del 70.2% de los hogares se consideran pobres, según el informe “Focalización de la Pobreza en República Dominicana”, elaborado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) le atribuye a esta provincia un índice de pobreza de 68.9 % de sus habitantes y una tasa de desempleo del 56.43 %.

La mayoría de la gente que labora en este atractivo ecoturístico es oriunda de Miches, uno de los municipios seibanos que posee la mayor parte de las riquezas naturales. Sin embargo, con una población de 25 mil habitantes, de acuerdo a la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), el 55.6% de los hogares son pobres y la gente vive, básicamente, de la agricultura y la pesca.

Lorenzo, por ejemplo, tiene más de dos años trabajando como chofer. Sostiene que en Montaña Redonda se trabaja en familia y que todos forman un equipo. “Aquí se trabaja en conjunto; somos 12 choferes y se trabaja con distintas empresas”, indica este hombre, quien también revalida lo dicho por don Pión, de que los incidentes lamentables son allí prácticamente inexistentes.

Según los cálculos de Lorenzo, al lugar llegan a diario alrededor de 200 rusos. De la visita de esos extranjeros puede hablar Denis Viktorovich, uno de ellos. Este ruso se considera ya “aplatana ‘o. Tiene 10 años en el país, y de manera independiente realiza tours a Montaña Redonda.

Cuenta que es el primer ruso que lleva gente desde Bávaro a Montaña Redonda, desde hace aproximadamente cinco años, una vez por semana, pero con grupos pequeños de cuatro a cinco personas.
Viktorovich dijo que incluso ha llevado parejas que eligieron a Montaña Redonda como el punto perfecto para unirse en matrimonio.

“Hemos hecho muchas bodas, y ahora vienen muchos ucranianos, rusos, polacos y alemanes”, comenta Viktorovich, en un español perfecto.

La visita de uno de los hombres más ricos e influyentes del mundo, el empresario Carlos Slim, es uno de los grandes acontecimientos que guarda entre sus seductores secretos Montaña Redonda.

¿Y cuál es el imán?

Escapar del estrés de la ciudad, abrazando la naturaleza con un balanceo en columpio o sentado en la grama sin decoro alguno, es una convincente razón para admitir que relajarse no es misión imposible. Montaña Redonda va más allá de una vista, aunque la mayoría de sus visitantes acuden maravillados por lo que sus pupilas pueden observar.

No existen laterales únicos. Montaña Redonda permite avivar los sentidos en todo su esplendor por sus 360º, sin que haya punto de comparación entre uno y otro. Promete un amanecer y un atardecer de lujo. Es difícil resistirse a la experiencia del amanecer bajo temperaturas inusuales en República Dominicana, bajo los 18º, con un silencio estremecedor, con las lagunas El Limón y Redonda de testigos e invitando a la luna en cercanía tridimensional.

En fin, despertar con el alba frente al radiante sol del oriente. Y ya luego un sabroso menú criollo y típico del municipio de Miches, completa una mañana que se hace inolvidable. El paseo en lancha por la laguna El Limón invita a seguir la aventura, para el cual se parte desde el muelle de Miches, que está a una distancia de 2 kilómetros, aproximadamente, de Montaña Redonda.

El recorrido en lancha por las lagunas Redonda y El Limón conduce a la playa que lleva el mismo nombre. Al llegar a la playa, espera un paseo a caballo con una parada para refrescarse con agua de coco y un rico baño. Las excursiones incluyen safari.

En laguna Redonda es posible observar la actividad de pesca y la fauna, y en Rancho Paradise Adventure se puede disfrutar de un viaje en four wheels por toda la costa, hasta llegar a playa El Limón, con vistas extraordinarias.

Para los amantes del mar están las playas Costa Esmeralda, Media Luna y Catamarán. Esta es la excursión perfecta. Llegar a Montaña, entrar en aproximación con la armonía de la naturaleza sobre mil pies de altura, y salir a encontrarse con el mar, es una experiencia única e inigualable.

La foto en la escoba voladora y el columpio con salto al vacío, ofreciendo una vista panorámica de 360º sobre el exuberante paisaje de Miches, es una imagen que ha recorrido el mundo, por lo que se ha convertido en uno de los principales atractivos de Montaña Redonda.

Son ocho los columpios que admiten al visitante creerse en las nubes por los 952 pies de altura sobre el nivel del mar. Si corre con suerte, logra presenciar varios momentos climatológicos, desde un sol radiante con una temperatura que alcanza los 34º, hasta 22º en época de verano. Y repentinamente una escena de neblina pasa frente a los espectadores del aquel paraíso terrenal que, además, en Semana Santa se convierte en espacio de peregrinación.

Para los más aventureros, ahora tendrán la forma de atravesar las referidas lagunas y el arrozal mediante un cable, y disfrutar la vista desde otra perspectiva.

“Montaña Redonda es el emblema turístico de aquí, del cual hemos tenido una experiencia gratificante. Se convierte en beneficio, además, para las comunidades aledañas”, apunta José Ortega, director de “Captura El Seibo”, una plataforma digital que promueve la provincia de El Seibo, desde el punto de vista histórico, cultural y ecoturístico.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM