Miomas uterinos: Masas anormales que producen sangrado irregular y dolor

HIGÜEY. Los miomas uterinos, son masas anormales de tejido muscular liso que se localizan en y alrededor del útero y ocasionalmente en el cuello uterino. Son muy comunes. De hecho, más de la mitad de las mujeres presentan miomas uterinos, aunque en la gran mayoría de los casos no dan síntomas. Los miomas se encuentran habitualmente en el cuerpo uterino, aunque en ocasiones pueden aparecer en el cuello uterino.

La ginecobstetra, Urania Herrera, explicó que los miomas ahora mismo no tienen una causa en específico de por qué salen. “Si hay diferentes teorías y la más aceptada es de aquellas pacientes que tienen un desorden hormonal”, apuntó. Aseveró que todavía no hay una causa en específico del por qué se desarrollan estos y que este tema está en proceso de investigación. La doctora argumentó que muchas veces cuando la paciente sale embarazada el mioma suele crecer mucho más, duplica su tamaño y lo que hace es que comprime al bebé, dependiendo de la zación del mismo y hace que la mujer lo pueda perder.

“Como el útero tiene diferentes capas, cuando están ya en las capas más profundas, es que este puede provocar el aborto, pero si crece fuera de del útero este puede provocar dolor”, exteriorizó la ginecóloga. Asimismo, indicó que los miomas pueden provocar infertilidad, pero eso depende de la localización, si hay miomas que obstruyen las trompas de falopio del útero, por lo que el espermatozoide y el óvulo no se van a poder comunicar y no podrán formar la criatura. Expuso que entre los síntomas más habituales están las hemorragias uterinas anormales, dolor en la pelvis o abdomen bajo, lumbalgia.

Manifestó que no hay una edad en específico para que a las pacientes se les desarrolle los miomas y que estos son indiferentes a las relaciones sexuales y que hay pacientes que no han tenido relaciones que les aparecen los miomas, como hallazgo casual e incluso hasta sin tener síntomas. Sin embargo, comentó que hay otras pacientes que se dan cuenta cuando tienen más de 30 años, o sea, que la edad es indiferente. Recomendó que las pacientes deben hacerse sus chequeos rutinarios, con estudios de imágenes, principalmente las sonografías y si no es muy grande el tamaño, también determinar la localización.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM