Parroquia San Dionisio: Templo más antiguo del Este e ícono de la devoción mariana en América

Higüey. La Altagracia, generalmente conocida por sus zonas turísticas y la devoción cristina, posee dos templos principales: la Basílica Nuestra Señora de La Altagracia y el la parroquia San Dionisio, esta última con más de 500 años de historia y que se ha convertido en un santuario de la sociedad.

Este templo que alberga entrañables historias que, a través del tiempo, han pasado de generación en generación. Por si sola se le considera una obra de arte y una reliquia digna de admiración y veneración, incluso por los más incrédulos y pocos creyentes.

Esta parroquia está ubicada en frente el Parque Central del municipio Higüey, y es uno de los santuarios religiosos más antiguo de la región Este, y cuna de la devoción marina en país.

Según el historiador Francisco Castro, la iglesia San Dionisio se erigió en parroquia (papeles) en el 1512. “A veces mal interpretamos este dato y pensamos que fue en esa fecha que se construyó la iglesia, y aquí solo se instituyó en papeles”, apuntó.

Detalló que ese templo religioso, en sus inicios, a partir del 1,514, se construyó de tabla de palma y de cana, en un solar que era de Isabel de Higuanamá, quien era familia de Cayacoa y Cotubanamá, donde se veneraba el recién llegado lienzo de Nuestra Señora de La Altagracia.

Sustentó que el cambio del nombre se realizó en el 1,692, un año después de la “Batalla Real de la Limonade”, en la que un grupo de los habitantes y autoridades se reunieron, juraron por ese santo y es donde se da el cambio de nombre.

“Este cambio de nombre ha sido siempre generador de comentarios por la actitud que se tomó en esos tiempos, pero se quedó la iglesia con ese nombre”, indicó.

Exteriorizó que se hace referencia que en una audiencia que solicitó Simón de Bolívar en Santo Domingo, en 1,569, para pedir dinero al Rey para terminar la iglesia. Tenía que llevar personas que dieran testimonios para motivar la petición de los recursos para terminar el templo y hubo uno que dijo que: “hacía 30 años o más que él conocía del culto a la Virgen Nuestra Señora de La Altagracia”. Ese es un último testimonio por escrito que hay.

Conversó que aunque la iglesia cambió de nombre, la misma era foco de difusión del culto a Nuestra Señora de La Altagracia, y que era tanta la visita que recibía desde Puerto Rico por el puerto de Yuma todos los 15 de agosto, que era la fiesta universal de Virgen, de ascensión de María a los cielos.

Habló que debido a esto es que deciden hacerla grande y en mampostería, es decir, de cal y ladrillo, y que es en el 1,567 cuando se inicia la construcción de la Ermita de Nuestra Señora de La Altagracia, hoy iglesia San Dionisio y terminó en el 1,573, es decir, que duró seis años. Afirma que la obra fue dirigida por el quinto abuelo de Simón Bolívar, libertador de Venezuela.

Comentó que San Dionisio fue el eje central, en aquellos tiempos, de la actividad social de Higüey, y quizás hasta el día de hoy, porque el desenvolvimiento económico y la supervivencia de Higüey giró en torno a esa iglesia.

Estructura arquitectónica

Ingeniero Darío Yunes.Castro explicó que ese templo religioso tiene un estilo barroco, el mismo que predominaba en las construcciones del siglo XVI, de los años 1500.

“Las iglesias de esa época tenían la misma fachada, son abovedadas, con arco torales, las capillas a los lados, en forma de cruz y en la entrada un semi-arco”, sostiene.

Expuso que ese santuario ha sido remozado dos veces, tras sufrir daños dejados por dos temblores de tierra, donde este quedo muy destruido. El último fue en el 1,873 y el otro fue 100 años antes más o menos.

Señaló que en la parte exterior tiene lo que son contrafuertes oblicuos, que son unas columnas acosadas de un metro o dos metros de ancho para que no se acabara de caer la estructura y que cuando les hicieron estas, también le fue agregada las capillas, la torre donde esta el reloj y las campanas, que no son partes original de su diseño.

Culto a María

De su lado, el ingeniero Darío Yunes dijo que el este centro religioso tiene 500 años y que el primer culto mariano que se realizó en la parroquia San Dionisio en 1,512. “Esa iglesia es el ícono de la devoción mariana en América.

Manifestó que esa iglesia se construyó por las peregrinaciones de la devoción que se tenía a María y entonces a ella se le construye su templo.

“Ese cuadro de la virgen María, que hoy está en la basílica, permanece por más de cuatro siglo en esa iglesia y luego que fue creciendo el fervor por la madre de Jesús, había que crear necesariamente una templo para grandes multitudes y por eso se procede al dicho basilical de la basílica Nuestra Señora de La Altagracia”, apuntó.

Santuario con una arquitectura tradicional

Yunes especificó que esa parroquia obedece a la arquitectura antigua, que se pueden identificar muy bien por ser tener los estilos medievales porque eran construidos de mampostería, es decir, de roca.

“Fíjate que tiene el criterio medieval porque en el medioevo se consideraba que el paraíso estaba en el Este y por eso la iglesia tiene una orientación oeste-este y entras por el oeste hacia el altar”, sustentó.

Reveló que luego se construye el arco de entrada porque este simboliza el cielo, porque se supone la iglesia es el cielo, un paraíso y por eso tienen casi todos los templos lo tienen simbolizando esa parte.

Además, ostentó que la parroquia San Dionisio cuenta con los arcos torales que son propios de esa época, y también algunos arcos que se entrecruzan.

En otro orden, expuso que esa es la única iglesia que ha suportado todos los movimientos telúricos por los que ha atravesado el país y que tiene 500 años dando servicios ininterrumpido y que no lo soportaron la iglesia Isabela, ni la de La Vega, ni la de Gurabo.

“Este templo ha permanecido en pie, con un gran deterioro, pero sigue en pie, hemos estado proclamando que se restaure, ya que la misma es un tesoro arquitectónico, religioso que forma parte del acervo cultural no solo de la región, sino del país”, indicó.

Declaró que en oratorio fueron enterrados hombres y mujeres de importancia, como el quinto abueno de Simón Bolívar, Antonio Duvergé (restos exhumados y llevados al Panteón de la Patria) y una de las 12 heroínas de la independencia higüeyana, Rosa Montás y su hijo.

Mostró que esta es una iglesia histórica y el único testigo mudo de la ciudad porque esta empieza con este santuario y que la misma guarda importantes recuerdos en sus entrañas, debido a que en ella se bautizaran grandes hombres y mujeres de la ciudad, y también contrajeron nupcias, lo que implica que para el altagraciano tenga un valor capital, histórico y emocional.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM