Mes Mundial de la Diabetes

Mes Mundial de la Diabetes

Dra. Wendy del Rosario

Reciente mente se ha intentado “normalizar” la obesidad, abordándola como un asunto de “imagen” y no como lo que realmente es, un problema de salud, por lo que escuchamos personas decir: “me dan igual estos kilos de más “, “me siento bien conmigo mismo” y, créanme que eso no está bien.

Cada año mueren un mínimo 2,8 millones de personas por obesidad o sobrepeso según la Organización Mundial de la Salud (OMS) tanto en países desarrollados como países de menos ingreso. Las causas de obesidad pueden variar en cada caso:

1. La carga genética es una parte importante de nuestro código biológico, el primer gen susceptible a la obesidad se denomina FTO (gen de materia grasa y obesidad asociada, según sus siglas en inglés) y es este gen el que tiene mayor efecto sobre el índice de masa corporal de todos los genes conocidos. Este incrementa el antojo por los alimentos más grasosos.

2. Por estrés.

3. Por un estilo de vida sedentario.

4. Por un estilo de alimentación: con grandes porciones de alimentos que no aportan nutriente al cuerpo.

5. Por alteraciones del sueño. Más allá de lo estético, hay consecuencias que están perjudicando a quienes padecen de obesidad, por ejemplo:

1. Mayor resistencia a la insulina.

2. Daños a las articulaciones y a la columna por el exceso de peso.

3. Problemas respiratorios (se cansa con facilidad, le cuesta respirar).

4. Incremento de problemas cardiovasculares como hipertensión, mayor probabilidad en la aparición de varices.

5. Problemas a nivel psicológico.

Últimamente hemos visto varias noticias donde se destaca que las personas obesas tienen más probabilidades de complicaciones si llegan a contagiarse con el Covid-19. En un Webinar de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, se concluyó lo siguiente:

1. La obesidad conlleva a un mayor riesgo de padecer neumonía. Las personas obesas suelen tener una peor ventilación respiratoria y un estado de inflamación crónica, asociado a la inmunosupresión y esto condiciona una respuesta exagerada al virus, promoviendo más inflamación, no solo a nivel pulmonar, sino también de otros órganos.

2. La obesidad dificulta la movilización de los pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Algunos estudios confirmaron que las personas obesas tenían hasta 7 veces más necesidad de ventilación mecánica intensiva.

3. La obesidad propicia un estado inflamatorio que altera la inmunidad, lo que hace que la respuesta a la enfermedad sea mucho peor. Se estima que entre el 50 -70 % de los pacientes ingresados por coronavirus tiene obesidad.

4. Las personas obesas tienen peor respuesta a la infección por coronavirus: en muchas ocasiones tienen disminuida su capacidad respiratoria y el tejido adiposo puede servir como un reservorio de virus con mayor dificultad para eliminarlos.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM