Medi-cosas: Tengo calor, frio y no duermo (La menopausia)

Federico Leazard

Medi-cosas: Tengo calor, frio y no duermo (La menopausia)

Federico Leazard | [email protected]

El organismo humano está estructurado de tal manera que su funcionamiento es armónico y acciona coordinadamente, en las mujeres es más exigente aunque ciertos sectores no lo quieran aceptar; en virtud que deben de transcurrir por lo menos doce años mínimos para que unas sustancias llamadas hormonas estimulen la aparición y desarrollo de las glándulas mamarias o senos (telarquia), no muy distante en tiempo aparecen vellos (pelos) en el pubis (pubarquia) y seguido a este fenómeno aparece un sangrado vaginal por primera vez (menarquia) que luego se presenta cada 28 a 30 días, denominándose menstruación (no todas las mujeres son regulares con este fenómeno).

Estas hormonas inician su función y continúan estimulando la labor de estos órganos durante un largo periodo de la vida que se le denomina vida sexual, ginecológica, reproductiva activa. Al llegar la mujer a determinada edad comienzan a disminuir la función de estas sustancias, expresándose con la presentación de manifestaciones de diferentes índoles en el comportamiento de la mujer en su vida cotidiana.

Es muy frecuente que se presenten alteraciones en el patrón menstrual (irregularidad), resequedad en el interior de la vagina, hecho este que produce cierta molestia cuando sostiene relaciones sexuales, además de cambios en el estado de ánimo expresado por falta de sueño, alteración de la temperatura corporal pudiendo percibir calor o frio de corta o larga duración.

La menopausia o climaterio no es una enfermedad, sino una etapa de la vida que la mujer debe estar orientada para vivir en virtud de que la intensidad de las manifestaciones antes descritas no son de igual magnitud en todas las mujeres, depende del nivel cultural, social y académico con que se conduzca la misma en su hábito de vida.

Cuando la mujer llega a esta etapa debe de asistir a un gineco-obstetra y si tiene pareja deben visitar un terapeuta de parejas, visto pues que en esta época se presentan muchas alteraciones en la dinámica de estos llegando en algunos casos al extremo del divorcio.

Si ampliamos nuestro nivel de dialogo, tolerancia y comprensión del periodo en que se encuentra nuestra pareja, la problemática sería más fácil de sobrellevar; en consecuencia de que es un periodo de la vida, no la vida entera, y al final siguen siendo nuestras compañeras, pero con un poco más de exigencia, lo que no representa una cruz a cuesta en el camino al calvario.

Adiós al calor, frio y falta de sueño.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM