Medi-cosas: El matrimonio y sus desafíos

Federico Leazard

Medi-cosas: El matrimonio y sus desafíos

Federico Leazard | [email protected]

El matrimonio es la unión de dos seres humanos de diferentes sexos, esta relación tiene varios objetivos siendo el primordial; la perpetuación de la especie a través de la procreación de los hijos y con estos constituir una familia, aplicándole métodos que le transmitan la enseñanza de los valores más nobles: morales, sociales, educativos, etc. Para con ellos formar seres de bien y a través de estos contribuir con la formación de una sociedad sana, en virtud de que la enfermedad que conduce a la descomposición social que padecemos no tiene vacuna para prevenirla, ni para curarla.

La comunicación armoniosa debe ser la base fundamental en las relaciones de pareja, contribuyendo a mantener el equilibrio en el desenvolvimiento de esa unidad social llamada familia.

Los miembros de una pareja deben de convertirse en tumbas de sus problemas internos, no haciéndoles saber a nadie dicho trastorno conductual en su cotidianidad, salvo a un terapeuta de parejas, un sacerdote o un pastor de iglesia, etc.

Visto de que la puesta en conocimiento de las interioridades en la relación de pareja a extraños pueden utilizarla desvirtuando la problemática y poniéndola en conocimiento de un círculo de personas, que nada tiene que ver con dicha relación lo que puede conducir al aumento de la magnitud del conflicto.

La armonía en las relaciones del matrimonio es la piedra angular, en virtud de que existen momentos, que se pueden presentar crisis que alteran dichas relaciones y dependiendo como se actúen frente a la misma así serán los resultados, de acuerdo al grado de madurez que posean los conyugues.

Siempre mantenga límites fronterizos, no permitiendo que nadie invada el espacio de usted actuar con su familia, aunque sea un pariente cercano; debido a que esto puede conducir a situaciones tormentosas por esa permisibilidad a dichas relaciones son la que se denominan relaciones toxicas.

Existe cuatro punto cardinales que no debemos perder la dirección hacia ellos, y conducirnos con la mayor claridad posible para evitar malos entendidos que puedan producir; situaciones difíciles cuyo final es impredecible en sus conclusiones.

El primero es la claridad en el manejo en la administración del dinero que ingresa al hogar. El segundo no practicar infidelidad. El tercero no rutinizar la armonía familiar. Y por último no practicar la soberbia, cuyo destino en la mayoría de los casos es la violencia física.

No debe permitirse la intromisión de extraños en su tiempo de socialización, debido a que en la mayoría de los casos lo hacen de manera sublime para romper esos momentos, visto pues que ellos no gozan de la felicidad de usted y lo hacen para romper o interrumpir el momento que usted está pasando con su pareja, creando en muchas casos situaciones de suspicacia, aléjese de esas relaciones por el bien del matrimonio y el bienestar de sus hijos.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM