La Romana: Aumento del parque vehicular agudiza la problemática del tránsito

LA ROMANA. Durante los años 2017 y 2018, se registró en esta ciudad un aumento considerable en el número de vehículos circulando por las vías, empeorando el libre tránsito no sólo de otros vehículos sino de peatones que tratan de cruzar las vías cubiertas en su totalidad e incluso de motocicletas por encima de las aceras a alta velocidad.

Según reporte estadístico, la cantidad de vehículos en La Romana solo entre los diferentes sindicatos es de mil 231 vehículos. De las 23 organizaciones de transporte de pasajeros que existen en esta ciudad, 909 vehículos son de transportar pasajeros, y los 320 restantes corresponden a otro tipo de comercio, como embotelladoras de agua, cervecerías, ferreterías pasteurizadoras y compañía de alimentos.

Esto, sin contar la cantidad de vehículos por persona y otras empresas que no están registradas. Sumándole a eso el excesivo aumento de empresas que se dedican a vender y rentar vehículos en esta ciudad sin ninguna regularización. Ciudadanos consultados al respecto expresaron su punto de vista sobre una de las principales problemáticas de esta localidad.

Aneudis Hayes, con 31 años residiendo en La Romana, indicó que el tránsito vehicular en esta ciudad tiene mucho que mejorar, ya que no se respetan los semáforos y muchos motoristas continúan con la mala práctica de andar en una sola goma.

“Específicamente, durante el 2018, en las avenidas principales se ha venido generando muchos tapones por lo que debe haber una mejor distribución de los agentes de tránsito en las avenidas principales de La Romana, que si un motorista está arriesgando su vida y la de los demás la Digesett (Dirección General de Seguridad de Tránsito Terrestre) debe darle seguimiento a ese conductor, que trabaje no solo con las multas sino con educación prevención”, expresó Haye.

En ese mismo orden, el comunicador y abogado romanense, Genaro Ortiz Simó, al ser abordado al respecto dijo que el sistema de transporte en La Romana debe mirar al futuro y cambiar pero que para lograr esto primero se debe cumplir fielmente con las leyes y disposiciones establecidas.

“Lamentablemente, contamos con un gran porcentaje de personas que tienen una licencia o un guía en las manos, pero no conocen ni un poquito de los derechos de un conductor u señalizaciones en la vía. Somos una ciudad turística y a diario recibimos visitantes de distintos puntos del mundo y se asombran como conducen los dominicanos”, expresó Ortiz Simó.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM