Galvez

La Policía de Verón, Higüey y La Romana se lavan las manos en caso de herido en La Ceiba

Higüey. – Tras dos semanas de haber sido baleado el dirigente político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gerardo Gálvez, durante las elecciones primarias el pasado 6 de octubre, las autoridades policiales y del Ministerio Público siguen sin ofrecer detalles concretos sobre la marcha de las investigaciones.

Ahora nadie sabe nada del caso, y cuando la Policía de La Altagracia y La Romana es abordada al respecto remiten mutuamente la responsabilidad de las indagatorias. Gálvez fue atacado a balazos en las afueras de un centro de votación en La Ceiba de El Salado, del Distrito Municipal Verón-Punta Cana.

Sin embargo, 15 días después la Policía no ha sido capaz de emitir ningún informe sobre las heridas recibidas por Gálvez, quien hasta la pasada semana seguía en un estado clínico muy delicado. Recibió dos tiros, uno en el cuello y otro en el brazo.

Pasándose la papa caliente

En un primer momento, el comandante de la Policía Nacional en Verón-Punta Cana, en ese entonces el coronel Luis Fernando Sánchez Mejía, informó que se encontraban investigando los hechos ocurridos en La Ceiba, donde resultó herido Gálvez Muñoz.

Pero días después Sánchez Mejía fue sustituido por el coronel Ramón Antonio Marte, quien es el nuevo comandante policial en Verón-Punta Cana. Marte dijo entonces que ese caso lo estaba manejando el departamento de Homicidios.

“Son ellos que se encargan de darle seguimiento”, dijo Marte, cuando este semanario le preguntó cómo iban esas investigaciones. Dado que este oficial se declaró incompetente para dar detalles precisos sobre el atentado contra Gálvez Muñoz, reporteros de El Tiempo contactaron a la comandancia policial en Higüey, donde se lavaron las manos y dijeron que ese caso se estaba manejando en La Romana.

En la sede de la Regional Este de la Policía, en La Romana, su relacionadora pública, Rayza Núñez, señaló que allá no se ha recibido el parte de este caso y que no se tienen detalles del mismo. Núñez dijo que pediría informaciones tanto a la comandancia de Verón-Punta Cana como a la de Higüey, porque desde ninguna de esas comandancias se había enviado el reporte correspondiente a ese crimen.

El director de la Policía Electoral, general, Carlos Aguirre, dijo el día del atentado que Gerardo Gálvez Muñoz era perseguido por personas que le dispararon justo a las afueras del recinto electoral ubicado en la Escuela El Salado, desde un vehículo de color negro.

Se recuerda que la semana pasada el representante del Movimiento Independiente Nacional (Mina), Leonte Torres Jiménez, dijo que “detrás de todo esto hay personas poderosas” involucradas.

Según Torres, el dirigente Gerardo Gálvez no recibió un disparo como se había dicho, sino dos, uno en un brazo, donde tendrá una lesión permanente, y el otro que le entró por el cuello.

Aún no formalizan querella en fiscalía

El abogado José Aníbal Tejada Polanco, representante de Gerardo Gálvez Muñoz, dijo que el proceso judicial en sí aún no ha iniciado, en virtud de que la familia de su representado vive en Santo Domingo, y han tenido dificultades para completar la denuncia que cursa en la fiscalía.

Tejada indicó que la querellante, que es hermana de Gálvez Muñoz, debido por la situación de salud de su pariente, no ha podido ir a la fiscalía a proceder formalmente.

“Estamos incluso recolectando algunas documentaciones que nos hacen falta, pero el proceso por parte nuestra aún no ha comenzado. No hemos depositado una querella formal, pero estamos trabajando en ella, que es una querella penal, con constitución en acto civil en contra de José Haché Ventura Pichardo y del señor Delfín Matos”, sostuvo.

Informó que a Matos lo van a vincular como cómplice en el proceso, porque fue la persona que fue a buscar a su representado el día de las elecciones primarias, para que le acompañara como una forma de tener seguridad.

El abogado explicó que su cliente andaba con Matos al momento en que le realizaron los disparos, lo dejó herido, se fue y no dio la cara, que y personas ajenas fueron los que tuvieron que conducirlo al hospital.

“Suponemos que una persona que no tenga ningún interés a que se le haga daño a alguien que está con usted protegiéndole y le suceda algo así, lo mínimo que debió hacer es haberle auxiliado. La primera persona que estaba obligada a auxiliarlo era él, porque Gálvez le estaba acompañando a modo de seguridad”, aseveró Tejada Polanco.

También, exteriorizó que el Ministerio Público está obligado, según la ley, a actuar en los casos reñidos, porque este es un caso de acción pública.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM