La JCE y partidos políticos, ante gran desafío de cara a la celebración de comicios del 2020

HIGÜEY. La Junta Central Electoral (JCE), como órgano rector y organizador de las elecciones, y los partidos políticos de las diferentes bancadas, en especial los denominados mayoritarios, enfrentan grandes retos frente a una sociedad que cada día observa y critica su accionar.

Faltando un año y diez días de las elecciones presidenciales y congresuales y a 9 meses y 9 días de las municipales, la JCE tiene en juego su credibilidad e integridad para gerenciar los comicios. Y los partidos políticos de superar sus principales procesos internos de manera diáfana y transparente, como forma de lograr la fiabilidad frente a los ojos de una población sumergida en la incredulidad.

Así lo manifestaron distintos representantes de grupos sociales. Se recuerda que, según el estudio de opinión Gallup-Hoy, el 55% de los ciudadanos le atribuye muy poca credibilidad a la JCE para organizar las elecciones del 2020. Sin embargo, para un 40% de la población esa instancia sí tiene credibilidad para montar esos comicios, que tienen tres niveles: municipal, congresual y presidencial, cuyos resultados indican que la mayor credibilidad hacia la JCE la expresan los que simpatizan por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con un 59%.

Arquitecto Elvis Hernández
Elvis Hernández, delegado del Moviendo
Marche Verde.

En ese tenor, Elvis Hernández del Movimiento Marcha Verde, dijo que la credibilidad de la JCE está en “veremos”, ya que, con la resolución emitida por ellos mismos, se aprecia una clara violación a lo que establece la Constitución sobre el voto directo.

“Al dar la JCE este fallo contrario a la Constitución, indudablemente que uno piensa que es verdad lo que dicen los rumores, de que hay presión política por parte del Partido de Liberación Dominicana al presidente de ese organismo, porque no es posible que esa entidad, que debe tener la suficiente credibilidad para organizar los próximos comicios, empiece titubeando, y se ponga en contra de la Constitución”, exteriorizó Hernández.

Indicó que el mayor reto que enfrenta la JCE es organizar unas elecciones que sean más creíble, especialmente para los que no creen en el sistema electoral, y sumado a esto, llevar el proceso electoral en su debido tiempo como corresponde. Manifestó que la JCE “está flaqueando”.

Afirma que la mayoría de las juntas locales están conformadas por miembros del Partido de la Liberación Dominicana y que esta denuncia fue realizada por un partido político. “Aquí mismo (en Higüey), en la conformación de la junta local se ve claramente que la mayoría de los miembros, si no son miembros directos y militantes de ese partido, de alguna u otra forma están vinculados a él, o están trabajando en el Gobierno o han participado anteriormente en ese partido”, declaró Hernández.

Además, detalló que esta institución debe estar más pendiente de los gastos que se establecieron en la Ley Electoral, para que estos no sean violados, pues asegura que el monto que gastó el expresidente Leonel Fernández en el evento realizado en el Palacio de los Deportes, en la capital, supera el monto de la precampaña.

Comentó que los partidos tradicionales tienen un amplio descrédito frente a la sociedad, y que en cuanto a los partidos progresistas, éstos no logran una sintonía con la gente para que haya un crecimiento.

De su lado, el representante del Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo), Eusebio Polanco, expresó que el primer reto que tiene que enfrentar la JCE, es superar la desconfianza y la falta de credibilidad, pues la sociedad no cree en ella. Explicó que otra piedra en el zapato de la JCE son los giros que está dando en materia de reglamentación. Afirma que “es algo desafortunado que aumenta el descrédito; ejemplo de esta fue mantener el voto de arrastre en seis provincias del país y en 26 los eliminó”. Comentó que esta debe limpiar su imagen ante la sociedad porque al parecer, porque a su juicio están dejándose llevar por la línea que le está trazando el PLD.

Sustentó que la JCE también debe enfrentar el reto de los aparatos electrónicos, debido a que en el proceso pasado con los escáneres se generó mucha desconfianza, así como organizar el proceso electoral que cuatro renglones.

Jonatan Castillo, Poder Ciudadano

Enfatizó que en esa institución, tanto a nivel local como nacional, hay desconfianza con sus miembros, porque aunque tengan credibilidad las personas tienden a desconfiar por la posición o la participación política que tengan. En cuanto a los partidos políticos, sostuvo que uno de los grandes desafíos es el tema de las cuotas establecidas por la ley, porque esto crea una imposibilidad para llegar a las alianzas.

“Es difícil hacer alianzas entre los partidos, pues solamente podrán ofrecerles dos regidores y medio a nivel municipal, y en lo congresional solamente un diputado, que es el 20%”, afirmó Polanco. Sostuvo que a lo interno de los partidos hay una situación compleja con los candidatos. Critica que todos tienen sus grupos y equipos, y son tendencias, por lo que proyecta que si no se unifican podrían salir afectados en las elecciones internas, porque hay un grupo que no trabaja si pierde, lo que muestra que una gran división en todos los partidos.

Cabe destacar que el PLD es el que tiene los mayores retos para su unidad interna, luego de la demostración de fuerzas del expresidente Fernández, y su reto de defender la Constitución de una nueva reforma, frente a un danilismo envalentonado montando actos reeleccionistas.

El representante de Poder Ciudadano, Jonathan Castillo, indicó que el mayor reto que tiene la JCE es organizar las elecciones próximas, y que sobre esa organización recae el cumplimiento de la Ley 15-19 sobre Régimen Electoral, la Constitución del país y la Ley 33-18 de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, así como también trabajar para que la población vea a ese organismo como una institución confiable.

Sobre los partidos, Castillo exteriorizó que estos deben educar electoralmente a sus militantes. Entiende que se van a presentar muchas novedades, como es el voto preferencial a nivel de regidores y vocales en los municipios y distritos municipales.

Pronostica que “serán unas elecciones caóticas, que le dan un matiz diferente a las elecciones 2020, por la gran cantidad de cargos que deberán ser elegidos en el nivel municipal por medio del voto preferencial”.

ESPECIALISTA

El politólogo Daniel Pou considera que la JCE debe rectificar su enfoque, y estar más dispuesta a clarificar cuáles son las reglas de juego. “Lamentablemente, los pronunciamientos de la Junta la envuelven en una galimatía (confusión), que da la impresión de que se encuentra inclinada hacia evitar situaciones que la puedan hacer confrontarse con el partido de gobierno”, indica Pou.

Reveló que la JCE ha tardado mucho en definir las reglas del juego, y que lo que ha sucedido con el tema del arrastre es uno de los mayores indicadores, sobre todo sabiendo que su presidente, Julio César Castaño Guzmán, en otras ocasiones ha hecho pronunciamientos que al parecer lo inclinan a favorecer al presidente Danilo Medina, y si se produce la situación de aprobación de la reelección a nivel congresual, pues esto le enturbiaría más la imagen a JCE.

“De llegarse al proceso electoral del 2020 y la junta no definir su estrategia de imagen y comunicación, podría ser funesto e incluso nos podría sumergir en una crisis política con los resultados del proceso”, advirtió Pou.

Síguenos en Instagram