La Altagracia, la provincia más atractiva para los extranjeros conseguir empleos

Casa Cuesta

HIGÜEY. La provincia La Altagracia sigue siendo la preferida por inmigrantes de diferentes países para radicarse en ella buscar una mejor calidad de vida. Y esto ha sido posible, porque esta demarcación es el centro de la industria del turismo de la República Dominicana, sector que ocupa un renglón importante en la economía del país y en el aporte de miles de empleos.

Según los resultados del último Censo Nacional de Población y Vivienda, en el 2010, la demarcación con mayor atracción para la inmigración en el país es La Altagracia, con 44.3% de inmigrantes, superando a Santo Domingo (42.7%) y el Distrito Nacional (37.5%).

Mientras que la última Encuestas Nacional del Inmigrante 2017 arrojó que la población de origen extranjero identificada en el país fue 847 mil 979, y que la región de planificación con mayor presencia de población de origen extranjero fue la de Yuma, con un 15.8%.  A esta región pertenece La Altagracia.

Otras regiones medidas en este estudio fueron Enriquillo, 11.3%; El Valle, 10.2%; Cibao Noroeste, 9.8%, y Cibao Norte con un 8.2%. Esta población inmigrante residía, en mayor cantidad, en seis provincias: Pedernales, 27.3%; Monte Cristi, 26.7%; Elías Piña, 24.0%; Valverde, 21.9%; El Seíbo, 19.0% y La Altagracia, 16.7%.

Experiencias

Parte de este fenómeno migratorio es el señor Julio Cadet, nacional haitiano, quien llegó a los 12 años desde su natal Haití, y ha vivido su vida en la provincia trabajando en las plantaciones de cañas, de los negocios informales (venta de mercancías) y ahora como pastor de la iglesia Cristina Reformada.

Manifestó que tanto la provincia como su municipio cabecera Higüey han crecido mucho, y que nada es igual que antes, que ha logrado mantener su familia y ahora su ministerio religioso fruto del trabajo que ha realizado en diferentes sectores.

Sostuvo que a otros lugares les gustaría ir de visita, incluyendo su país de origen para conocer y compartir con familiares y amigos, pero que en Higüey esta su hogar.

La encuesta manifiesta que, al desagregarla por países de nacimiento, la nacida en Haití es la mayoritaria, alcanzando 497,825 o el 87.2%; el 66.4% de la población nacida en Haití reside en la zona urbana y el 33.6% en la rural. Los hombres constituyen el 62.9% del total, mientras que las mujeres son el 37.1%.

Después de Haití, los otros grupos de inmigrantes residentes en la República Dominicana, con porcentajes más altos, son los nacidos en Venezuela (4.5%), Estados Unidos (1.8%), España (1.3%), Italia (0.7%) y otros países sudamericanos (0.6%).

De su lado, la venezolana Esmil Yajaira Brastegui, dijo que tiene dos años residiendo en Higüey fruto de la situación económica que vive su nación, donde ya no tenían comida ni trabajo. Expuso que la experiencia del cambio de su país hacia República Dominicana ha sido horrible porque ha tenido que dejar todo.

“Salí, dejé todo, porque entendí que aquí se puede vivir mejor de como estábamos allá”, apuntó Brastegui.

Punta Cana
El turismo es la principal fuente de ingresos.

Explicó que llegó a Higüey porque sus hijas se mudaron en esta provincia y vieron que se podía vivir mejor y la trajeron para a residir en ese lugar, y que vio que los empleos son buenos y que está mucho mejor. Detalló que en el país están sus dos hijas, sus tres nietos y sus dos nueros.

Con nostalgia, exteriorizó que está a la espera que las condiciones de Venezuela mejoren para regresar, ya que su familia se encuentra expandida en diferentes países. De acuerdo con el informe, el 76.4% de los inmigrantes provenientes de Haití se desempeñan en tres áreas de la actividad económica, un 33.8% en el sector agropecuario, 26.3% en la construcción y 16.3% en el comercio.

De igual manera, cerca del 44.8% de los individuos provenientes de otras naciones se concentran en dos categorías, un 16.4% en el comercio y un 28.4% en actividades relacionadas con la hotelería y restaurantes; el restante realiza labores en diversas ramas de la economía. El 0.6 % de los países restantes, incluye a México y Perú.

El joven Alonso Rubio Rubio, mexicano, quien lleva residiendo en la localidad de Uvero Alto, dijo que tiene alrededor de tres años trabajando en las instalaciones de un hotel en el departamento de cocina, llamada cocina de vanguardia o molecular, que apenas se esta implementando en el país y que por eso la empresa lo trajo desde

México a trabajar tipo de comida exclusivamente en el país. Rubio reveló que la experiencia “honestamente” ha sido algo fuerte porque el cambio cultural es muy diferente y que a veces las actitudes tanto laborales como de las mismas personas hacen que sea un poco complicado.

“El comunicarse y el tratar de enfocar a las personas que vayamos en el mismo camino han sido uno de los mayores obstáculos que he tenido, y aunque la gente aquí es muy cálida, muy amable, pero los choques culturales hacen que sea un poco fuerte”, explicó Rubio.

Reveló que esta es una tierra de oportunidad porque a comparación de las industrias hoteleras que se han estado manejando en el resto de Latinoamérica se está atrasado casi 20 años en ese proceso, y que es una tierra virgen para poner nuevos proyectos y hacer cosas nuevas y es por esos aspectos por los cuales podría quedarse a residir definitivamente en el país y en especial en la provincia La Altagracia.

Mientras que, el Luis Lizama, mejor conocido como el doctor Lucho, peruano, naturópata de profesión, señaló que llegó al país hace 12 años y que vino por un evento por televisión que hizo una empresa de su país y decidió quedarse un tiempo para conocer el país.

Indicó se trasladó al sur del país y allí comenzó a enseñar medicina natural en los barrios más humilde de esa zona del sur, luego se trasladó a Santo Domingo y de ahí a Higüey.

Transporte de turistas en Higuey
La Altagracia ha crecido debido al auge del turismo.

Lizama, quien tiene un centro de ventas de productos naturales, llamado Natur Inka, sustentó que llegó al municipio por invitación del comunicador Alexander Rodríguez, quien le invitaba casi siempre a su programa de tv los jueves y los viernes, y en esos dos días vendía muchos productos naturales y enseñaba a muchas personas sobre medicina natural.

“Así fue naciendo la idea de venir aquí, donde hemos puesto nuestra tienda, mi esposa y yo hace ocho años, y mi amor por Higüey y por el país nace de la necesidad de enseñar a las personas cambiar la manera de ver las cosas y de cómo alimentarse”, sostuvo Inka.

Expuso que tiene planes de ir de visita a su país, pero hasta hora pretende quedarse en la localidad y expandir sus tiendas a otras partes de la provincia y la región.

Especialistas

El sociólogo, Wilson Castillo, enunció que el extranjero, que viene al país, sobre todo el europeo busca sol y playa y la provincia se lo ofrece, además de que allá hay instalados toda una infraestructura turística que hace atractivo para cualquier extranjero vivir en la zona. Por esta situación se ha desarrollado el turismo inmobiliario, de turista que compran apto en la zona y pasan sus vacaciones.

No obstante, comentó que también vienen personas interesas en buscar mejores condiciones de vida que las que tienen en sus países de origen, y establecen en esta zona producto de crecimiento económico y turístico.

Aclaró que esas son las consecuencias de cualquier polo de desarrollo, pues se constituye en una fuente de atracción de inmigrantes de otras nacionalidades y origen, y por supuestos estos inmigrantes demandan espacios urbanos y servicios, presionando los gobiernos locales para mejorar sus localidades de vida y esto forma parte del dinamismo de la economía.

Síguenos en Instagram