Camilo Mejía (Fello) mostrando uno de los volantes de su AFP.
Camilo Mejía (Fello) mostrando uno de los volantes de su AFP.

Incertidumbre: adultos mayores describen su difícil situación al no poder acceder a una pensión

Verón, La Altagracia. Los adultos mayores son personas con pocas oportunidades para sobrevivir de forma digna en la República Dominicana. La falta de una pensión decente, así como una serie de dificultades más, hacen que envejecer sea una tortura para un segmento importante de esta población.

Gran parte de los adultos mayores vive de empleos informales, y quienes han trabajado o trabajan en un empleo formal no han alcanzado la cantidad necesaria de cotizaciones que establece la ley para acceder a una pensión. En uno de cada cuatro hogares dominicanos hay una persona mayor de 60 años, según datos del estudio “Misión Dominicana Envejece”, hecho por la Fundación NTD, el Instituto Internacional de Envejecimiento de la ONU y la Fundación Saldarriaga Concha Bogotá, Colombia.

Carlos Porfirio Mercedes.

Según este estudio, en la República Dominicana el 13 por ciento de los hogares tienen al menos una persona de 70 años o más. Y en el 12.3 por ciento de los hogares dominicanos el jefe de la casa es una persona mayor, por lo que tiene responsabilidades económicas. Carlos Porfirio Mercedes es un vivo ejemplo de esta situación. Tiene 70 años y es un pescador que vive en Cabeza de Toro, de este Distrito Municipal Verón-Punta Cana.

Mercedes nunca ha tenido un empleo formal, por lo que no ha cotizado para ninguna Administradora de Fondos de Pensión (AFP). Este hombre aún trabaja como pescador, pero piensa en su retiro y en que nunca podrá tener una pensión. Mercedes dice que estará trabajando hasta que pueda, y que no tiene nada pensado para cuando ya las fuerzas no le alcancen para seguir trabajando. El caso de Camilo Mejía (Fello) es distinto. Es un residente en Verón-Punta Cana, de 59 años.

En uno de cada cuatro hogares dominicanos hay una persona mayor de 60 años.

Él tiene un trabajo formal en una empresa en Cabeza de Toro, en el área de mantenimiento de áreas verdes. Mejía comenta que tiene cierto tiempo recibiendo unos volantes donde le informan el dinero que tiene ahorrado para su pensión.

El último volante que Mejía recibió señala que tiene unos 131 mil pesos acumulados en su AFP con unas 118 cotizaciones. Aunque hay una ley que regula las pensiones, hay fondos destinados a la población envejecientes y hay instituciones que sirven de apoyo a los adultos mayores, la realidad es que hay incertidumbre concerniente a la pensión y jubilaciones de aquellos que han alcanzado cierta edad.

LEY 87-01

El tema de las pensiones y jubilaciones están contenidas en la Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social. Ahí están establecidas las condiciones bajo las cuales una persona de la tercera edad puede recibir su pensión.

Según el artículo 45 de dicha ley la pensión por vejez comprende la protección del pensionado y de sus sobrevivientes. Esta se adquiere cuando el afiliado a una AFP tiene la edad de sesenta (60) años y ha cotizado durante un mínimo de trescientos sesenta (360) meses.

Otra forma de adquirir esta pensión por vejez es cuando el afiliado ha cumplido cincuenta y cinco (55) años y ha acumulado un fondo que le permita disfrutar de una jubilación superior al cincuenta por ciento (50%) de la pensión mínima. Según lo que contempla este artículo de la referida ley, gran parte de los adultos mayores no tienen las su ficientes cotizaciones para poder obtener una pensión.

En el artículo 50 sobre la pensión por cesantía por edad avanzada dice que “el afiliado tendrá derecho a la pensión mínima en caso de cesantía por edad avanzada cuando quede privado de un trabajo remunerado, haya cumplido cincuenta y siete (57) años de edad y cotizado un mínimo de trescientos (300) meses”.

Este artículo también refiere que el afiliado cesante mayor de cincuenta y siete (57) años y que no haya cotizado un mínimo de trescientos (300) meses, se le otorgará una pensión en base a los fondos acumulados o podrá seguir cotizando hasta cumplir con el mínimo de cotizaciones para calificar para la pensión mínima por cesantía. En ningún caso la pensión por cesantía podrá superar el último salario del beneficiario.

AFP E INSTITUCIONES QUE TRABAJAN CON ENVEJECIENTES

Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPO están agrupadas en la Asociación Dominicana de AFP (ADAFP). De esta entidad forman parte AFP Popular, AFP Reservas, AFP Romana, AFP Siembra, Scotia Crecer AFP, que son las que tienen presencia en la República Dominicana.

En el presupuesto del país para el 2019 hay un apartado en la Presidencia de la República donde se destinan 399, 996, 000 de pesos a ayuda a envejecientes. También contempla en las Transferencias Corrientes a las Asociaciones.

Sin Fines de Lucro (ASFL), unos 86, 658, 305 de pesos destinados a Consejo Nacional de la Persona Envejecientes (Conape). El Gobierno, a través del Conape, ha otorgado 44,452 pensiones para mejorar la calidad de vida de la población de envejecientes. En su discurso de rendición de cuentas del pasado 27 de febrero el presidente Danilo Medina dijo que haría aumentos a los pensionados.

Esto beneficiaria a más 143 mil personas a través de la Dirección General de Jubilaciones y Pensiones a Cargo del Estado (DGJP). El aumento abarcará a 143 mil 126 jubilados y pensionados del Estado que tiene salarios entre los 5,117 pesos y 30 mil pesos.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM