Hoy se conmemora el natalicio de Francisco del Rosario Sánchez

Verón. – Francisco del Rosario Sánchez es uno de los grandes próceres republicanos de la historia dominicana. Héroe del 27 de febrero de 1844, hombre de acción y, como Duarte, Mella, y otros, representa la expresión auténtica de dominicanidad y vocación patriótica, republicana y revolucionaria.

Su vida como hombre público fue honesta, incorruptible e inmaculada y fue marcada por su comportamiento valiente, temerario e ingenuo. Nació en Santo Domingo el 9 de marzo de 1817, en San Juan de la Maguana, durante los últimos años del período colonial conocido como la “España Boba”.

Fue el primer hijo de la unión de Narciso Sánchez, y Olaya del Rosario. Fue uno de los fundadores de la sociedad secreta “La Trinitaria” en 1838. Ausente del país, Juan Pablo Duarte, ideólogo principal de la Independencia, Sánchez asume la dirección del movimiento independentista que había entrado en su última y más peligrosa etapa.

Desde su escondite dirigía los preparativos del proyecto, presidía las reuniones del grupo y ampliaba contactos con representantes del sector social más importante de la ciudad.

Investido de una notoria autoridad, comparece la noche del 27 a la puerta de El Conde y encabeza todas las actividades. En la madrugada del 28 sus manos juveniles (apenas tiene 27 años), izan la bandera nacional al amparo del lema de ¡Dios, Patria y Libertad! En ese momento inmortal quedó fundada la República Dominicana.

El primero de junio de 1861, Sánchez penetró a territorio dominicano al frente de una expedición cruzando por Hondo Valle, Vallejuelo y El Cercado donde cayó en una emboscada y fue herido en la ingle.

Luego Sánchez y su grupo de rebeldes fueron capturados y trasladados a San Juan de la Maguana, donde fueron juzgados y condenados a muerte. Murió fusilado el 4 de julio en el cementerio de San Juan de la Maguana, a los 44 años de edad.

Finalmente cabe destacar que fue fundador y prócer dos veces de la República, con la entrega de su vida en el martirologio de San Juan, entró en la inmortalidad como ejemplo inigualable de la historia.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM