Hoy en minutos: La sangre de los feminicidios nos sigue salpicando

Hoy en minutos: La sangre de los feminicidios nos sigue salpicando

Hamlet Melo | [email protected]

La República Dominicana es pueblo religioso, temeroso de Dios, de gente buena y con un inmenso deseo de echar pa’ lante. Sin embargo, y como todo en la vida, lo antes expuesto se ve empañado por situaciones que se han ido acrecentando en los últimos años.

Los feminicidios, o asesinatos de mujeres por parte de su pareja o ex pareja parecieran ser el talón de Aquiles de las autoridades que tienen que ver con la seguridad ciudadana y con los temas de género.

Siguen cayendo abatidas nuestras mujeres y es alarmante que apenas con dos días de iniciado el año 2020 se registraran 4 feminicidios, Yajaira Jiménez, Nelsin, Angelita Sánchez y Cleury de Olmo fueron las víctimas. Como además, la dominicana Yessenia Liberato Peralta asesinada en Filadelfia por su esposo, también dominicano, quien se suicidó.

Esto lo vemos en todas las esferas, mujeres profesionales, amas de casa, estudiantes, madres, en fin, damas inocentes que reciben la muerte de forma criminal e inesperada.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), entre enero de 2010 y septiembre de 2019, han sumado 1.795 mujeres asesinadas en la República Dominicana. Y estas cifras, colocan a nuestra nación en el tope de países latinoamericanos con más incidencia de casos de feminicidios.

La Procuraduría General de la República lleva a cabo desde hace más de dos años el Plan Nacional Contra la Violencia de Género, que contiene 22 acciones de prevención y combate a estas agresiones.

Nosotros los Legisladores, desde el Congreso Nacional también tenemos una política de prevención de violencia de género, y otras instituciones del Estado y de la Sociedad Civil se han sumado con diferentes programas para combatir los feminicidios, pero desafortunadamente los resultados no han sido los esperados.

Como siempre he abogado, nos hace falta sinergia para enfrentar este peligroso tema que se lleva en las manos nuestras mujeres y deja devastada la familia dominicana. Cuando nos unamos y delimitemos un plan de acción definido y claro, que sea asumido por la sociedad en todas sus partes, pues daremos un paso adelante. Ya es hora.

El desafío es aún mayor en este 2020, rogamos al Altísimo que nos ilumine y nos pueda guiar hacia una humanidad más tolerante, más cuidadosa y sobretodo menos violenta.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM