Anaiqui Sánchez, hermano del reo asesinado.

Higüey: Otro muerto en preventiva de Higüey; desmienten que fuera por dinero  

Higüey. A once días de que asesinaran un reo en la cárcel preventiva de esta ciudad, otro reo fue asesinado por a palos por sus compañeros en circunstancias no aclarada por las autoridades.

La víctima fue  Miguel  Sánchez  Alvarado, nativo de Nagua,  detenido por agredir a su pareja, y quien, según  el análisis médico, murió por asfixia y golpes.

Su hermano, Anaiqui Sánchez,  desmintió que este haya sido asesinado porque no le quiso dar dinero a los reos como se ventiló. También desmintió que haya sido asesinado a palos, porque, según él, en esa prisión  no hay palos.

“Hay dos situaciones que nosotros queremos desmentir:  una es que la prensa y las redes sociales han dicho que le solicitaron dinero. Eso, nosotros lo dudamos, por la sencilla razón de que él cae preso el sábado, y si le hubieren ido a solicitar dinero lo hacen el mismo sábado. El domingo, día antes de su muerte, la abogada, su mujer y yo hablamos con él y él a ninguno de nosotros nos presentó una situación de dinero”, exteriorizó Anaiqui Sánchez.

Reveló que cuando él cayó preso tenía alrededor de cinco mil y pico de pesos, de los cuales le dio cinco mil a la mujer y se quedó como con 300 pesos para comprar cualquier cosa ahí adentro.

También, desmintió que su pariente haya muerto a palos con se ha publicado, porque duda que los reclusos tengan acceso a tantos palos, por lo entiende que no fue así. Detalló que el parte médico indica que su hermano falleció a causa de golpes y muerte por asfixia.

Sánchez sostuvo que tienen hasta ahora una orden solicitada para tres reclusos por razones que omitió decirlas hasta que la policía siga haciendo la investigación.

El  cadáver del reo  fue enviado a Patología Forenses en San Pedro de Macorís, y ahí se lo entregaron a sus familiares. Será sepultado este martes en la comunidad de  Matancita de Nagua, su pueblo natal.

El reo había sido detenido tras sostener una acalorada discusión con su mujer en una parada de transporte público, y para su mala suerte, pasó una patrulla de la Policía Nacional y se lo llevó detenido.

Ese mismo día, su mujer estaba tratando de que lo liberen. El domingo, una abogada, luego de hablar con él en la preventiva, llamó al fiscal para ver si lo soltaban, pero dicha petición fue negada.

El lunes pasó la tragedia, que posiblemente no será la última en esta prisión no apta para humanos.

En publicaciones anteriores, El Tiempo se ha hecho de la situación que viven los reos allí. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, filial de la provincia de La Altagracia, exigió de las diferentes autoridades encargadas que dignifiquen y humanicen la vida de los internos de la cárcel preventiva de Higüey.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM