Grupo de la Junta Municipal en protesta contra los Aristy.

Higüey insiste en que Junta Municipal de Verón se está quedando con el dinero de los arbitrios

Verón-Punta Cana. Otro raund se ejecutó este martes entre la Alcaldía de Higüey vs la Junta Municipal de Verón-Punta Cana en el eterno pleito de los impuestos municipales. La primera insiste en que la segunda se está quedando con el dinero de los impuestos municipales de la enorme cantidad de construcciones que se levantan en la zona turística. Mientras que la segunda reitera que ellos tienen derechos a seguir cobrando arbitrios.

Lea también: Piden intervención del presidente en conflicto Higüey vs Verón-Punta Cana por cobro de arbitrios

Todo esto sucedió en la bomba de gasolina,  ubicada en el Cruce de Verón, que es propiedad de Amable Aristy Castro, padre de la alcaldesa Karina Aristy.  Allí, un grupo de motoconchistas y empleados de la Junta Municipal irrumpieron el área de comida de la bomba y  vociferaron contra la familia Aristy.

Unos agentes policiales intentaron sacar a la multitud, pero esto fue imposible. Al contrario, los hombres colocaron música e intentaron darle uno que protestó a favor de la alcaldía del municipio cabecera.

Grupo de la Junta Municipal de Verón-Punta Cana en las afueras de la bomba.

Custodiaron por policías, Manuel Alejandro Chevalier, consultor jurídico de la Alcaldía de Higüey , y Luisa Villavicencio, directora del Departamento de Planeamiento Urbano del mismo, explicaron a la prensa de Verón-Punta Cana que la Junta Municipal, dirigida por Manolo Ramírez, no puede cobrar arbitrio.

El marco legal

Durante estos años, la alcaldesa de Higüey, Karina Aristy, y al director municipal de Verón-Punta Cana, Ramón (Manolito) Ramírez tuvieron diferencias con el manejo de los recursos económicos que se generan en el distrito turístico por concepto del cobro de impuestos municipales.

La Alcaldía de Higüey se sustenta en la  sentencia del Tribunal Constitucional ratificó que la Ley 176-07, sobre el Distrito Nacional y los Municipios, tiene razón en que los ayuntamientos son los que deben ejercer las funciones de planeamiento urbano, y en tal sentido cobrar los impuestos municipales por concepto de desarrollo de proyectos.

En Verón-Punta Cana se genera millones de pesos mensuales con los levantamientos de nuevas construcciones, principalmente en el sector turístico.

Actualmente, el Distrito Municipal Verón-Punta Cana se beneficia de un acuerdo de mancomunidad que sirvió de salida salomónica a este conflicto de años, aunque sin negociar que sea Higüey que cobre los arbitrios. Se trata del denominado pacto municipal conocido como “50-50”, que distribuye los beneficios del cobro de arbitrios en partes iguales, para Higüey y Verón-Punta Cana.

Desde septiembre del 2017, la Alcaldía de Higüey ha estado reiterando el contenido de la sentencia TC/0152/13, emitida por el Tribunal Constitucional, en la que ratifica que esta institución es la facultada no solo para el cobro de arbitrios, sino para ejecutar las acciones inherentes al planeamiento urbano, dejando sin efectos las decisiones que en esta materia se ejecuten desde la Junta Municipal Verón-Punta Cana.

Por su parte, Manolo Ramírez ha pedido ayuda de la Asociación Dominicana de Distrito Municipales  (Fedodim) para declarar  la acción de la alcaldesa Karina Aristy como un “atropello” y de desconocer el acuerdo de 50-50 (50% para Verón-Punta  Cana 50% por ciento para Higüey)en los ingresos sobre el uso de suelo, contemplado en el artículo 34 de  la Ley 125-01.

Síguenos en Instagram