FEUL, organización que brinda educación y protección sanitaria en sectores vulnerables

La Romana. La Fundación Enciende una Luz (FEUL) es una organización romanense sin fines de lucro, que lleva diez años iluminando vidas con programas de educación sanitaria y becas universitarias a personas que residen en las comunidades más pobres de esta provincia. El fundador y director de esta institución, Sandy Yan Meristal, explica que desde muy joven estuvo interesado en ayudar a los más necesitados porque él también proviene de una familia de pocos recursos y a través de la Iglesia Misionera Maranatta obtuvo una beca de estudios y de esta forma logró mejorar su calidad de vida.

“Siempre he tenido en mi corazón, la frase: da por gracia, lo que por gracia recibes y decidí empezar esta fundación con el sueño de decirle a muchos jóvenes que no tienen la oportunidad de conseguir un subsidio universitario y que no poseen una buena calidad de vida, que no se desanimen, que todavía hay esperanza”, expresó Yan Meristal.

La primera labor comunitaria que realizaron una vez constituidos como institución, fue elaborar documentales y películas educativas para orientar a los jóvenes de los bateyes sobre la salud, específicamente las enfermedades de transmisión sexual y la sexualidad en la adolescencia, ya que para los años 2008-2009 había una fuerte incidencia del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en personas residentes en la zona Este; en las áreas de Guaymate, la Higuera y el Seibo.

A medida que transcurrieron los años y con el respaldo de otras organizaciones caritativas provenientes de los Estados Unidos, se crearon varios programas de educación, prevención y protección sanitaria que se desarrollarían en diferentes bateyes de La Romana, entre los cuales se destacan: Bejucal, Lima, Tentación, Cacata, Guajabo, Campiña, Magdalena, Palo Blanco, Lechuga, Santa Rosa, Batey 18, entre otros.

SALUD INFANTIL

Va encaminado a niños en condición de desnutrición desde su nacimiento hasta los cinco años de edad. Los infantes reciben multivitaminas, medicamentos, desparacitantes, entre otros suplementos alimenticios que son donados por la fundación en los operativos médicos que se realizan en las comunidades.

Según la base de datos de esta organización, más de 2,700 niños de los diferentes bateyes de esta ciudad han sido visitados y monitoreados a través de este programa de salud infantil.

MULTIPLICADORES DE LUZ

Va dirigido a los jóvenes de los bateyes para empoderarlos sobre temas de educación sanitaria y fomentar en ellos el liderazgo en su comunidad. Se imparten múltiples charlas sobre higiene, prevención de enfermedades y salud sexual.

Los adolescentes más sobresalientes pueden ser candidatos para el programa de subsidios universitarios que también ofrece la fundación.

Se crea en el año 2013 y a partir de esa fecha se han beneficiado con becas universitarias en la Universidad Central del Este (UCE) doce jóvenes. Se les proporciona a los becados: alojamiento, alimentación, transporte, materiales educativos físicos y digitales.

HIPERTENSIÓN Y DIABETES

En ambos se ofrecen medicamentos de por vida a los pacientes que padecen estas enfermedades crónicas y mediante chequeos continuos, se consigue regular o controlar la condición en los pacientes. Hoy día más de 1,200 personas son beneficiadas con medicamentos y visitas continuas gracias a los programas de hipertensión y diabetes. En este programa se crean clínicas móviles donde se realizan chequeos de presión arterial, se efectúan charlas sobre la salud del corazón, dietas alimenticias, nutrición e higiene infantil y también se concientiza a la población sobre un buen manejo de la sal.

El equipo de voluntarios que se encarga de visitar diariamente a las personas que residen en estas comunidades subatendidas, está compuesto por el soporte de los doctores: Lucy Mercedes, Manuel Pilier, Ángela Yokasta Miguel, Johana Madrigal y la licenciada en enfermería Yiscaira Ramírez.

Por parte del personal ejecutivo: el director de esta fundación, Sandy Yan Meristal, el director de finanzas, Ricky Moisés, el asistente administrativo, César Adrien, el encargado de programas, Dorkas Jorge, en el departamento de farmacia, Milka Adrien, el web máster, Josué Madrigal y finalmente en marketing y publicidad, Jabes Peña.

Carolin Melo /Especial para BávaroNews

Síguenos en Instagram