Destacamento del Cruce de Verón.

Falta de higiene y grave deterioro caracterizan celdas de destacamentos de Verón-Punta Cana

Verón. El hedor a orina humana es la bienvenida al olfato una vez se está cerca de una de las celdas donde son detenidas, de forma provisional, las personas que han cometido alguna infracción en esta localidad. Estas celdas o calabozos están ubicados en los distintos cuarteles de la Policía Nacional en el Distrito Municipal Verón-Punta Cana.

El mal estado de algunos salta a la vista, como es el caso del que opera en el Cruce de Verón, el cual se cae a pedazos y no cuenta con las condiciones para que personas sean detenidas allí.

La oscuridad, el mal olor y el estado de insalubridad de las celdas del cuartel del Cruce de Verón hacen de este lugar una estadía poco agradable para los detenidos. La falta de pintura es uno de los factores que más afea a estos calabozos.

La poca seguridad de estos calabozos, también es uno de los factores que interviene a la hora de mantener el orden y el resguardo de los detenidos. Ya en algunas ocasiones se han registrado fugas en estos lugares, producto de esta misma situación.

Cárcel ubicada en el cuartel de la Policía Nacional en el Cruce de Verón.

En el caso del cuartel ubicado en El Hoyo de Friusa, la situación no es distinta. Las celdas de detención están ubicadas muy cerca de la puerta de entrada a esta estación policial, por lo que el hedor llega hasta afuera.

Las condiciones de poca higiene que impera en los calabozos que están en El Hoyo de Friusa hacen que estar dentro de ese cuartel, hasta para los querellantes y visitantes, sea nauseabundo.

Los malos olores hacen de la estadía allí algo inolvidable. Los encargados de mantener la limpieza dentro de los calabozos son los mimos presos. No es extraño encontrarse a los detenidos con suape, escoba y cubeta en mano aseando las celdas en las que están privados de la libertad de forma provisional por alguna razón.

En el Distrito Turístico Verón-Punta Cana hay Departamento de la Policía Nacional y tres destacamentos, cada uno con dos celdas, una de hombres y otra de mujeres. Además, está la comandancia del Cuerpo Especializado en Seguridad Turística (Cestur), donde se tienen cuatro calabozos: uno para mujeres dominicanas, otro para hombres dominicanos, un tercero para mujeres extranjeras; y un cuarto para hombres extranjeros.

Coronel Luis Fernando Sánchez Mejía, comandante de la Policía Nacional en esta zona.
Coronel Luis Fernando Sánchez Mejía, comandante
de la Policía Nacional en esta zona.

En el caso de Departamento de la Policía de Punta Cana la condición de las celdas es diferente, puesto que ese lugar fue remodelado recientemente por el GRUPO PUNTACANA, por lo que está recién pintado y acondicionado, misma suerte con la que no corren los demás destacamentos.

FUNCIONAMIENTO

El coronel Luis Fernando Sánchez Mejía, comandante de la Policía Nacional en esta zona, explicó que en promedio, en la zona bajo su responsabilidad y principalmente en el destacamento de Punta Cana, bajo su tutela, detienen diariamente de 30 a 40 personas para depurarlos, y dependiendo del resultado de esta requisa los despachan o los dejan retenidos.

Sánchez Mejía también aseguró que en promedio, diario se quedan en detención algunas cinco o seis personas, esto solo en el destacamento de Punta Cana.

El alto oficial policial dijo que las cárceles que hay en este distrito son para retenidos, personas que se detienen y pueden durar un máximo de 24 horas.

Señaló que el procedimiento que agotan es, primero le preparan el expediente, cuando es en días laborables lo redactan de una vez y lo envían al fiscal correspondiente, quien a su vez hace los procesos de lugar para enviar al detenido a Higüey.

Las celdas tienen capacidad para 15 a 20 personas.

Sánchez Mejía señaló que la Policía Nacional de esta demarcación es que le da la custodia al detenido hasta entregarlo en Higüey.

Comentó que cuando más se les dificulta este procedimiento es los domingos, por lo que los detenidos deben estar hasta el lunes en la mañana. El encargado de la Policía Nacional en esta zona, expuso que cada una de estas celdas tiene capacidad para unas 15 o 20 personas.

El fiscal de Bávaro, Jorge Leonardo Tavárez, explicó que en el sistema carcelario existen las cárceles preventivas, donde van los detenidos mientras se les conocen medidas, y también los centros penitenciarios donde van quienes ya tienen condenas.

Comentó que los destacamentos cuentan con cárceles para retener a las personas mientras se investiga. Tavárez señaló que en estas cárceles se espera el tiempo para trasladar a esos detenidos al tribunal para ser presentados por la autoridad competente. El fiscal dijo que lo máximo que debe durar una persona en una de estas celdas es unas 48 horas, pero que por lo regular la estadía es menor a eso, casi siempre de unas 10 a 12 horas.

 

Jorge Leonardo Tavárez, fiscal de Bávaro

Esto así, puesto que el Ministerio Público tiene unas 48 horas para instrumentar el expediente y pedir una medida para el imputado ante el tribunal.

“Aquí nosotros investigamos y las personas que ameritan arresto les solicitamos su arresto, le preparamos su expediente, que incluye acta de registro de persona, y su acta de arresto fragante”, expuso el fiscal.

En el caso de las personas que no se presentan denunciantes en su contra, esperan unas 20 a 24 horas para que llegue algún querellante y así poder procesar al detenido, de lo contrario deben ponerlo en libertad.

El fiscal indicó que la alimentación de esas personas que están detenidas se da por medio de sus amigos y familiares, quienes les llevan los alimentos al cuartel. Lo mismo pasa en los casos de detenidos que deben ingerir algún medicamento, son sus amigos y familiares quienes deben suplírselos.

 CONDICIONES DIFERENTES

Las celdas ubicadas en la comandancia de Cestur en Bávaro tiene condiciones diferentes a las de otros destacamentos y cuarteles de la zona, pues por tratarse de una dependencia para tratar con extranjeros se mantienen estándares le limpieza y orden diferentes.

Las celdas están pintadas, tienen bancos para sentarse los detenidos, y se mantiene cierta higiene, lo que no ocurre en otros cuarteles. La división de los detenidos se hace de manera diferente, pues hay calabozos para nacionales y para extranjeros, aunque los procesos a agotar son los mismos.

Síguenos en Instagram