Fallecidos sin dolientes, otra carga adicional asumida por el sector Salud de La Altagracia

Casa Cuesta

HIGÜEY. El Hospital General y Especialidades Nuestra Señora de La Altagracia (HGENSA), en el 2018, destinó de su presupuesto 120 mil pesos para cubrir gastos funerarios de 10 pacientes extranjeros que fallecieron y fueron abandonados a su suerte por sus familiares.

El director de este centro de salud del tercer nivel de atención, Jaime Rodríguez, sostuvo que esos usuarios que murieron en este hospital, algunos llegaron con enfermedades crónicas y otros por accidentes de tránsito.

Asimismo, dijo que por lo general, los cadáveres duran alrededor de ocho días en la morgue, y luego se procede a darles cristiana sepultura. El procedimiento es el siguiente: se compra el ataúd, la funeraria se encarga de preparar los cuerpos y luego trasladarlos al cementerio “El Buen Pastor”, ubicado en Matachalupe.

El pago de los niños donde son sepultadas estas personas se hace directamente al Ayuntamiento de Higüey. En tanto que el departamento de Asistencia Social, explicó que de esos diez pacientes que fallecieron y ningún familiar se hizo cargo, ni reclamaron los cadáveres, tres fueron por accidentes de tránsito y los demás por muerte natural.

Algunos de ellos permanecieron hasta dos meses en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Además, se destaca que de acuerdo a las estadísticas oficiales del HGENSA, durante el pasado año, ofreció asistencia médica a 31 mil 241 usuarios extranjeros, de los cuales 3 mil 925 corresponden a medicina interna; mil 407, cardiología, mil 668, urología, 3 mil 606, ortopedia, 2 mil 259, dialectología, mil 995, cirugías, mil 515, gastroenterología, mil 732, neurología, 2 mil 562, medicina familiar, 16 mil 404, laboratorios, 3 mil 479, hemodiálisis, entre otros servicios.

Doctor Jaime Rodríguez, director del Hgensa.

En el caso del Hospital Materno Infantil Nuestra Señora de La Altagracia, en su antigua modalidad de centro de salud general, también era una constante que dejaran pacientes de nacionalidad haitiana abandonados cuando fallecían por condiciones de salud complejas, y había que cubrir los gastos funerarios, explicó la dirección administrativa de este hospital. Mientras que en el municipio de San Rafael del Yuma, el hospital Doctora Evangelina Rodríguez Perozo, no se presentan casos de pacientes desamparados, expresó la directora de este centro, Carmen Xiomara Mota, quien deploró que haya hospitales asumiendo gastos funerarios de los usuarios.

De igual manera, añadió que los hospitales no son guarderías ni refugios, aparte de que funcionan con recursos limitados. Dijo que no soportan más cargas económicas. Consideró que “si es un niño que dejan abandonado, el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani) debería responder, y en el caso de un adulto, pues el Ayuntamiento, que es el Gobierno municipal podría asumir los gastos funerarios”.

Sin embargo, la administradora del hospital municipal del Distrito Municipal de Las Lagunas de Nisibón, Julissa Castillo, manifestó que en este centro no es frecuente que abandonen a los pacientes, y en caso de que suceda, la Junta Municipal asume los gastos.

Colegio Médico Dominicano

El presidente nacional del Colegio Médico Dominicano, Wilson Roa, explicó que esos recursos que invierten algunos hospitales por concepto de gastos funerarios no incide de manera directa en la atención del usuario, ya que no son muchos los casos de ese tipo, aunque sí se invierte una gran cantidad de dinero en la salud de los extranjeros muchos de ellos indocumentados.

Dijo que el Sistema de Salud no avanza por la falta de ordenamiento que existe. Además, dijo que “para controlar esa situación la Dirección General de Migración, es la entidad que debería de actuar, porque maneja un presupuesto y aquí los indocumentados se ven por todos los lados y migración no le ve”.

Según las memorias de rendición de cuentas del Ministerio de Salud Pública, en el 2016 el Servicio Nacional de Salud gastó 3 millones 37 mil pesos para brindar servicios médicos a extranjeros a través de centros de salud del Estado. Los servicios incluyeron 13 mil 602 partos y 5 mil 862 cesáreas, además de 469 mil 520 consultas.

Xiomara Mota, directora Hospital San Rafael de Yuma
Xiomara Mota, directora Hospital San Rafael de Yuma

El SNS afirma que entre enero y el 31 de octubre de ese año, en los hospitales “se atendieron en consulta a 469 mil 520 pacientes extranjeros, de los cuales 442,567 fueron de nacionalidad haitiana, es decir, un 94 por ciento y 26 mil 953 de otras nacionalidades, correspondiente a un 6 por ciento”.

Asimismo, se recuerda que en el 2017, el director del SNS, Nelson Rodríguez Monegro, en una oportunidad aseguró que “cobrarles a los inmigrantes haitianos no sería problema, porque los hospitales, en una buena parte, tienen sistema de facturación a las ARS, de modo que sería solo aplicar el mismo procedimiento; lo difícil es que paguen porque no tienen dinero”, reconoce quien advirtió hace poco de  supuestas “mafias” de traficantes de personas dedicadas a organizar “tours” para traer parturientas del vecino país a los hospitales.

De igual manera, en esa ocasión propuso que ese tema debió discutirse en la Comisión Bilateral entre ambas naciones, así como también, de conocimiento de las agencias y las comunidades para buscar la solución.

Lo que piensa la gente

El joven Juan Francisco de Jesús, al referirse a los gastos en los que incurren las autoridades de salud extranjeros que mueren y son desatendidos por sus parientes en los hospitales, dijo que esa situación hace que haya una merma en la calidad de la atención a los ciudadanos nativos. Entiende que se perjudican las posibilidades de recuperación y la propia estabilidad financiera del recinto hospitalario.

“Como los extranjeros son en su mayoría haitianos, la única manera posible de erradicar el problema es aplicándose una política migratoria, con el control de la entrada de indocumentados”, indicó De Jesús.

Desde el punto de vista de los derechos humanos, prosiguió el este joven, los centros hospitalarios, como extensión del Estado no pueden negar el acceso a la salud, y mucho menos les queda de otra que inhumar los cadáveres una vez que se extinga la vida del extranjero ingresado.

“Por lo tanto, la alternativa está en la alta jerarquía estatal”, señaló De Jesús. Algunos entienden que de ser necesaria una respuesta pronta, los hospitales públicos podrían tomar medidas junto a la Policía, para custodiar a quienes llevan extranjeros y los pretenden abandonar en centros de salud públicos.

En tanto que la ciudadana Isabel Carpio indicó que esos pacientes que dejan en los hospitales para que se hagan cargo de ellos, deberían gestionar llevárselo a la embajada de Haití, en el caso de los ciudadanos de ese país, u otra entidad de esa nación, porque la República Dominicana no tiene recursos suficientes para esa carga.

Además, agregó que la responsabilidad de toda esa situación la tiene el Gobierno dominicano, porque no enfrenta la emigración desproporcional de los haitianos hacia este país que hace años afecta en todos los sectores, no sólo en salud, sino en Educación, porque sostiene que la mano de obra ha sido reemplazada por los haitianos, entre otras áreas.

Síguenos en Instagram