ESPACIO JURÍDICO / Derecho a Reparación en Propiedad Intelectual (2)

Carmen M. Baltazar

Carmen M. Baltazar

Siendo así, observamos que la objetividad en el fallo del juez, va a depender en cierta forma de las pruebas que les sean aportadas. De este modo, se podría estimar la objetividad o no, al momento de determinar la reparación de los daños y perjuicios.

Se estila que el juez debe actuar apegado al criterio de objetividad; sin embargo, la evaluación de los daños y perjuicios, siempre debe estar sujeta a criterios de razonabilidad y de motivación pertinente.

El Principio de razonabilidad constituye un derecho y una garantía primordial, el cual se encuentra salvaguardado en la Constitución de la República, donde se procura proteger un derecho y evitar la arbitrariedad en las decisiones judiciales.

Cabe precisar que la razonabilidad abarca la proporcionalidad, en vista de que ambos criterios se relacionan entre sí, estableciendo una consecuencia o expresión de la misma.

Sin embargo, el Principio de Motivación instaura un objeto de una garantía en específica, donde en ocasiones son formuladas por normas, constituciones, etc., y donde su principal función es hacer posible un posterior control sobre las razones presentadas por el juez, como fundamentación de las decisiones.

En nuestro sistema jurídico, si bien es cierto que el juez tiene el derecho a la libre convicción, como principio que rige sus actuaciones en justicia, porque goza de poder discrecional, no es menos cierto, que puede otorgar las sanciones que así entienda oportuna, dentro del marco de la ley, y en virtud a las pruebas aportadas para estatuir la reparación de los daños y perjuicios al momento de emitir una decisión judicial.

Haciendo la salvedad de que, si el juez se sale de ese parámetro establecido en las leyes de Propiedad Intelectual, estaría cometiendo una arbitrariedad o ilegalidad.

Síguenos en Instagram