EN BUEN SENTIDO / La responsabilidad social del turismo

EN BUEN SENTIDO / La responsabilidad social del turismo

Artice
Antonio Corcino.

Antonio Corcino /
[email protected]

Mas para bien que para mal, es turismo es un eje medular que mueve todo el tejido social.
La naturaleza del turismo es distribuir sus beneficios en toda la sociedad, pero es la población local y la naturaleza los que tienen que asumir partes de sus efectos negativos.
En las etapas de la explotación de un destino turístico como la de su desarrollo como la que vivimos hoy, como para entrar en su consolidación, implica su gestión de manera eficaz, de forma tal que llenen las expectativas económicas, sociales y medio ambientales y evitar su estancamiento y sus repercusiones en los diferentes sectores de la sociedad, pues como actividad humana es inherente la responsabilidad social.
La actividad turística tiene el compromiso de llevar mejoría a las personas; con empleos, infraestructuras y al Estado al dinamizar la economía, motivando la inversión, hechos que favorecen a la sociedad.
Los Objetivos del Desarrollo Sostenible, ponen al turismo al frente de la responsabilidad social, los que aspiran lograr una gestión eficiente de los destinos turísticos. Dentro de sus propósitos es beneficiar a la comunidad receptiva, protegiendo y mejorando sus atractivos. La población anfitriona por su papel en este ciclo es parte singular en la actividad turística, la primera en motivar que el desarrollo se haga sobre la base de ese enfoque llamado a generar beneficios económicos y sociales sin poner en riesgo los demás elementos de la comercialización.
De ahí que la sociedad y la población local en particular reconoce la capacidad del turismo para vincular de manera transversal la sociedad, así como la de producir crecimiento económico en armonía con otros recursos que conforman la oferta turística. Sin embargo, la gestión de los ciclos del turismo representa una forma de conducirnos a la sostenibilidad que nos conduzca a una sociedad nueva. Contrario a lo que vivimos en esta etapa de la explotación turística de Verón-punta Cana en donde el crecimiento turístico está asociado a desorden en formas de abarralizacion, desigualdad y marginación por falta de orden y control, lo que evidencia la ausencia de administración del desarrollo, que irremediablemente se en camina al envejecimiento, un estado social que quebranta la responsabilidad social de la actividad turística.
De modo que, el turismo involucra a todos para que crezcan de forma responsable y duradera, pero para ello es necesario adoptar modalidades y prácticas responsables fruto de la gestión del destino considerando su esencia de responsabilidad social.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews