En buen sentido: Garantía de la equidad

En buen sentido: Garantía de la equidad

Antonio Corcino | [email protected]

La Junta Central Electoral (JCE) tiene la obligación de administrar y conducir los procesos de las elecciones para elegir las autoridades gubernamentales, sustentadas en la igualdad para fortalecer la democracia.

Las autoridades electorales una vez más estarán a prueba en su gestión con las votaciones de este año. Las cuales deberán legitimar los resultados en base a los principios de credibilidad, transparencia, equidad, y apegados a las leyes y sus reglamentos. Por igual, como es una responsabilidad de todos, tanto los votantes como los partidos políticos deben cumplir con sus roles y en comunión con JCE, comportarse en forma cívica y democrática, de tal manera que no sean obstáculo a esta institución y sus actuaciones sean satisfactorias para la sociedad.

La ley Orgánica de Régimen Electoral 15-19 en su artículo 196-IV prohíbe durante los cuarenta días anteriores a la fecha para la celebración de los comicios municipales y de los comicios presidenciales y congresuales, la realización de actos de inauguración de obras públicas del Gobierno central y las alcaldías. Igual no podrán realizar programas de apoyo social o comunitarios extraordinarios después el día 7 de enero, cuyas disposiciones alcanzan a las autoridades municipales.

Para la elecciones de febrero 2 millones 811, 489 tienen derecho y el deber de votantes para elegir 4,113 cargos electivos, de ellas las alcaldías del 158 municipios del país. También se escogerán 2,328 cargos a regidores y sus suplentes, con un promedio de 1,164 posiciones de los aspirantes de los diferentes partidos políticos. De esos puestos a nivel municipal donde se elegirán directores y subdirectores, para un promedio de 470 cargos a debatirse junto a los 735 vocales que deberán seleccionarse. Dentro esos cargos 23 mil 168 electores elegirán un nuevo gobierno local en Verón-Punta Cana en esta fecha, lo que le corresponde a la JCE realizarla con imparcialidad, objetividad y equidad.

De manera que, el ejercicio de la Junta antes, durante y después estará bajo observación de la ciudanía, pues los procesos que le corresponde manejar, los intereses encontrados de las diferentes organizaciones y la complejidad de este nuevo modelo de registro, votación, escrutinios y divulgación de los resultados tienen que ser creíbles y confiables. En fin, estos periodos los miembros de la JCE deben de dar muestra de idoneidad y enterezas en sus actuaciones.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM