EN BUEN SENTIDO / Exigir más al demandante y menos a la demanda

EN BUEN SENTIDO / Exigir más al demandante y menos a la demanda

Artice
Antonio Corcino.

Antonio Corcino /
[email protected]

Ante posibles demandantes que buscan compensaciones por denuncias falsas, por llenar expectativas, comprometer la salud y la seguridad, se requiere la aplicación de la ley.
Al leer un nota de un portal de internet, en la que daba cuenta de que tribunal de Liverpool condenó a cuatro miembros de una familia británica con penas de cárcel como consecuencia de una demanda falsa contra un operador de tours, quienes durante su estancia en un hotel de Benidorm, contrajeron una intoxicación y en audiencia la avalaron con diagnósticos médicos, y luego de comprobó la falsedad porque no se originó en el hotel, este hecho ocurrió en el Reino Unido, el cual posee un legislación que frena este tipo de reclamación de sino está bien sustentada, y que no es la primera condena similar, pero que para los fines es considerada un caso ejemplar, en tanto que el cliente siempre tiene la razón, pero si puede llevarse a la razón.
Las legislaciones y el derecho a la protección del consumidor instruyen a como accionar cuando son vulnerados sus derechos como las obligaciones, consagrados en el Código Ético Mundial para el Turismo, cuyos principios orientan a los actores de la actividad turística, a maximizar los beneficios del sector y minimizar sus posibles daños. El turista como goza por igual de su protección y al reclamar su derecho esta tiene que reunir los requisitos, formas y tiempo para que sea no ilegal e injusta ante persona, empresa o país, por aquello de que el turista no siempre tiene la razón, ya que en ocasiones las empresas prefieren un mal arreglo que un buen pleito.
Las demandas que sufren cada día las empresas turísticas en todo el mundo, en particular las que ofrecen servicios en la nación, con las que hacen clientes extranjeros por cualquier detalle, utilizando los portales internet y las redes sociales para reclamar que, generalmente no tienen el debido merito que las sustenten, sino que cae el mal entendido y no en la voluntad deliberada de engañar o poner en riesgo su salud y seguridad. Ahora bien, así como hay turistas como dicha familia inglés, también existen personas y proveedores mal intencionados, es la ley la que debe de establecer la razón.
En tanto que, la naturaleza humana es la suma de todas las cosas, lo bueno y lo malo, es importante exigirle al demandante y menos a la demanda, sobre la base de las evidencias.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews