En buen sentido: El miedo

En buen sentido: El miedo

Antonio Corcino | [email protected]

El miedo como condición natural y humana, la emoción que más y primero se contagia expresándose como una sensación de malestar que genera ansiedad y descontrol, obstaculizando y paralizando a quienes lo sienten; la psicología y antropología social lo describen y lo ponen al servicio del poder.

La historia de la humanidad está llena de temores en formas de: muerte, infierno, enfermedades, vejez, indefensión, terrorismo, guerra, hambre, desempleo, radiaciones nucleares, desastres naturales, las catástrofes ambientales, epidemias, pandemias, entre otros, siendo el miedo ya no un asunto personal sino engendrado por el poder como herramienta de manipulación y sumisión mediante la difusión y propagación con fines de control social en la actualidad.

Esta práctica muy socorrida por los regímenes totalitarios y fascistas, quienes apelan al miedo para mantener el orden y control de la población, implantado terror y miedo. Este recurso es y ha sido una práctica utilizada por algunos gobiernos frente a la resistencia y la disidencia; el monopolio del miedo recae en el Estado. Tras una pandemia, desastres naturales, político, económico- aflorar el miedo inicial deja y dar oportunidad a la ansiedad; la gente teme más al riesgo impuesto, a la amenaza la que engendra temor. El arma de dominación política y control social por medio de las religiones y la cultural, y hoy mediante los medios de comunicación, ya es una ideológica.

Los llamados fabricantes del miedo en este tiempo con pleno acceso a los medios de comunicación de masas y a la información, el gobierno y sus socios , los cuales divulgan y propagan la necesidad de la unidad nacional, de sacrificar derechos por la solución de la crisis o la inseguridad creada o no, por eso establecen un enemigo, como el comunismo, el terrorismo o el narcotráfico para recortar las libertades y legitimar el Estado policiaco, mediante acciones encaminadas a restaurar la paz perdida -invasiones, militarización, violaciones a los derechos humanos, y de ser necesario toques de queda, desaparición de garantías individuales, etc.-, generalmente impulsando políticas para sean aceptada a la fuerza por el pueblo, y de esa manera prevalezca la tensión y la desconfianza, pero que usualmente es utilizado para aprovechar y establecer medidas impopulares.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM