En 2018 la Basílica de Higüey recibió poco más de un millón de visitantes

Artice

HIGÜEY. Pese a que la Basílica Catedral Nuestra Señora de La Altagracia no tiene un control de los visitantes extranjeros que recibe a diario, se estima que en 2018 recibió poco más de un millón de visitantes nacionales e internacionales que llegaron a través del recorrido que incluyen algunos touroperadores en sus excursiones y por cuenta propia.

Sin embargo, el Museo de La Altagracia, el cual se encuentra a pocos metros de la Basílica, sólo registra en el 2018, mil 167 visitantes extranjeros. Desde su apertura a la fecha, según los datos suministrados por la administración del mismo, ha recibido 11 mil 346 turistas y 51 mil 142 dominicanos, para un total de 62 mil 448 visitas.

El vicepresidente de la Asociación de Representantes de Touroperadores de la República Dominicana (Asorepstours), Emmanuel Meleus, sostuvo que la Basílica de Higüey, recibió cerca de 1 millón de visitantes durante el 2018.

Emmanuel Meleus, vicepresidente de Asorepstours.

Cada viajero paga un dólar en la entrada del templo y la mayoría de ellos no asistieron al Museo de La Altagracia. “Esa cifra corresponde a las excursiones que se hacen entre Compay Safari; Mega Truck, Bávaro Runners, Out back Safari, autobuses independientes pero que son legales y pequeños touroperadores, taxistas turísticos, entre otros”, indicó.

Museo Nuestra Señora de La Altagracia
Museo Nuestra Señora de La Altagracia

Señaló que la iglesia no tiene un registro, ni una administración que pueda llevar el control de sus visitantes. Asimismo, consideró que el Museo de La Altagracia no está completo “hablar de museo es otro cosa, ahí debería estar la historia de la Basílica, de Higüey, todo lo que tiene que ver con la evolución de la provincia.

Además, es importante que tenga una estatua de la virgen a la entrada del museo, que los visitantes puedan identificar desde el principio”. Las autoridades de La Altagracia son los responsables y deberían actuar y saber que la Basílica de Higüey es la más alta del mundo, entonces crear una administración turística local e internacional para generar dinero y dar más importancia a este lugar, puntualizó.

FALTA DE PLANIFICACIÓN

Yasmina Jiménez, directora de Turismo en Higuey

El vice ministro de Asuntos Internacionales del Ministerio de Turismo, Luis Simó, consideró que para que el flujo turístico no descienda debe haber definido una política de mercadeo, en este caso de la ciudad, identificar cuáles son sus productos, dónde están sus atractivos fundamentales y los mismo a su vez hay que empaquetarlos, es decir darle una forma orgánica para para que el tours operador y el hotelero pueda organizar excursiones y sacar a los turistas de los hoteles con conocimiento previo de una oferta turística municipal.

Si los atractivos turísticos no están previamente definidos organizados de dónde van a comer, cuál es la ruta religiosa, entonces el flujo va a disminuir, qué oferta Higüey como destino turístico, explicó. La municipalidad es la dueña del territorio, el Ministerio de Turismo sí puede decirle a la alcaldía qué debe de hacer como organismo rector de la actividad turística pero es el municipio quien debe desarrollar su propio plan de desarrollo turístico municipal y una campaña de mercadeo.

Es una responsabilidad del municipio promover sus atractivos turísticos como la Basílica, la iglesia San Dionisio, el Museo de La Altagracia, no es una tarea de la iglesia, manifestó.

También sostuvo que en todo el entorno de la ciudad de Higüey hay varios ranchos ecoturísticos que bien pudiesen ser circuitos especializados, es decir, que el turista que vaya a pasar a la ciudad, también pueda almorzar en un rancho, estar en contacto con la naturaleza, bañarse en un río, es desarrollar el atractivo del entorno cercano a la ciudad. “Un destino turístico es tan destino como lo son sus productos.

Ver una oferta que debe estar innovándose permanentemente, garantizándose la calidad del servicio que brinda. Una preparación global, bien, tengo el atractivo cultural religioso pero dónde están los guías en el tema religioso, el manejo del idioma, qué tan segura es la ciudad, la movilidad es caótica, en Higüey no se sabe cómo entrar ni salir, no hay señalización, eso que quizá pudiese no tener importancia, sí la tiene porque es un elemento clave el orden de los espacios”, enfatizó.

“A la falta de una estrategia de qué hacer en un destino turístico se están perdiéndose miles de oportunidades. Higüey recibe solamente un pequeño reflejo de lo que podría recibir en caso de que se organizara como un destino turístico de soporte al destino turístico Punta Cana.

Siempre he escuchado la queja de los hoteleros, preguntándose qué van a hacer en el municipio de Higüey los turistas”, añadió.

Luis Simó, director de Asuntos Integracionales y gestor de la Ruta Cangrejo Azul
Luis Simó, director de Asuntos Integracionales del Mitur

También es importante el plan de marketing, una ciudad como Salvaleón de Higüey que por fuerza turística, debe tener una imagen, una página web, articulada con los hoteleros de Punta Cana y a través de esa plataforma virtual los turistas puedan saber que hay en la ciudad, indicó.

Cómo es posible que los restaurantes de Higüey, teniendo a 35 minutos el destino turístico más importante del Caribe estén vacíos, eso es resultado de la improvisación y la falta de aplicación de planes, agregó.

“La única manera de desarrollar un turismo sostenible es organizando el territorio y no pensando en lo que nosotros queremos hacer sino en lo que el turista demanda en el mercado internacional”, puntualizó.

MINISTERIO DE TURISMO

La directora de Turismo en Higüey, Yasmina Jiménez, resaltó que para promover los atractivos turísticos de este municipio están realizándose levantamientos de las empresas de servicios turísticos y sus clasificaciones; restaurantes, agencias de viajes, rent car, hoteles y cantidad de habitaciones, motivándoles como facilitadores sus habilitaciones.

En cuanto a los atractivos turísticos religiosos, arquitectónicos y tradiciones, explicó que se fomentan las visitas nacionales e internacionales a través de las redes sociales y medios de publicaciones escritas, como revistas y mapas, los cuales se entregan desde los puntos de información turística (PIT) dispersos en todo el país.

Al referirse a los atractivos naturales a aparte de su promoción, manifestó que procuran dotarle de seguridad y cuidado al entorno, por ejemplo el salto de Anamuya, que en los próximos días se inaugurará un puesto del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) para dar mayor seguridad, acompañado de un guarda bosque del Ministerio de Medio Ambiente para proteger la zona, por el gran flujo de visitantes en el área.

“Exhortamos a los empresarios a dar el diezmo en publicidad resaltándose los puntos de interés turístico en sus publicidades tal y como lo han empezado a hacer algunos con el interés común del desarrollo de nuestro pueblo”, señaló.

Próximamente, se capacitarán y orientarán a las nuevas generaciones de término escolar sobre la importancia del desarrollo turístico en lo cultural y económico para La Altagracia, resaltó.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews