Editorial: Predicar con el ejemplo

Desde el primer momento de esta crisis sanitaria que mantiene expectante al mundo entero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha insistido en que, al margen del protocolo definido para afrontar la sintomatología del covid-19, debemos ser solidarios con los sectores más carenciados, que son los que sufren con mayor dureza los efectos colaterales de esta enfermedad.

Los estratos sociales de bajos ingresos intentan sobrevivir en medio de una pandemia que podría prolongarse por varios meses, aunque quizás no con la misma intensidad que ha azotado a grandes y pequeñas naciones, dejando a su paso una estela de luto, dolor y tristeza en millones de ciudadanos.

Por esta razón, cobra singular importancia una iniciativa impulsada por GRUPO PUNTACANA, orientada a socorrer con ayuda directa a cientos de familias pobres de la provincia La Altagracia, que a través del programa AYUDA.DO podrán beneficiarse con atenciones hospitalarias y medicamentos totalmente gratuitos.

Para tales fines, esta empresa habilitará unidades móviles en distintos puntos estratégicamente ubicados, para poder ofrecer un servicio más eficiente y al alcance de las poblaciones más necesitadas.

Estas acciones de GRUPO PUNTACANA se enmarcan en el “Plan La Altagracia”, que también contempla la entrega de raciones alimenticias en comunidades vulnerables de Verón-Punta Cana e Higüey, con provisiones suficientes para una semana en una familia promedio.

Lo que se espera es que este gesto de desprendimiento y ayuda voluntaria sea emulado por otros empresarios, para que hagamos menos severo el impacto del coronavirus covid-19 en República Dominicana.

Prediquemos con el ejemplo.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM